Manuel Pérez Paredes: Premio Nacional de Cine 2013

Reconocimiento al cine revolucionario

La Jiribilla • La Habana, Cuba

La entrega del Premio Nacional de Cine 2013 a Manuel Pérez Paredes fue, más que una ceremonia, un encuentro entre amigos; los que se reunieron para homenajear a este realizador admirado tanto por su talento como por su capacidad de analizar una realidad con la que está comprometido política y culturalmente, como demuestran sus obras: Cuba.

Imagen: La Jiribilla

Este Premio destaca como la máxima distinción otorgada a los cineastas en la Isla, y le fue entregada por Miguel Díaz-Canel, primer vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros; Rafael Bernal, Ministro de Cultura; y Omar González, presidente del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC) en el vestíbulo del Cine Chaplin de La Habana.

Al acto asistieron también personalidades de distintas ramas de la cultura cubana, como el destacado músico y compositor Leo Brouwer, el crítico literario y ensayista Ambrosio Fornet, y la actriz y dramaturga Mirtha Ibarra, y muchos de los anteriores Premios Nacionales de Cine, para ofrecer su homenaje.

Pérez Paredes agradeció el Premio, pues según dijo le reconoce “una vida útil dedicada al cine cubano, que es lo que queda para siempre y resulta muy estimulante. Lo recibo en momentos en que el ICAIC enfrenta el desafío de revisarse y ser revisado en sus estructuras de funcionamiento, acorde con las exigencias que se derivan de su situación y de la realidad económica que vive el país”.

La obra de Pérez Paredes puede definirse a través de sus personajes, los que “no se caracterizan por ser perfectos, sino seres normales, con inquietudes terrenales”, como afirmó el actor Rolando Brito en un breve documental que enunció los criterios de algunos de sus compañeros de trabajo como la editora Gloria Argüelles, el director de fotografía Raúl Rodríguez y la actriz Blanca Rosa Blanco

Este fundador del ICAIC, coloquialmente conocido como Manolo Pérez, cuenta en su haber con la dirección de cintas como El hombre de Maisinicú (1973) —clásico del cine revolucionario cubano— el guion de títulos como Operación Fangio (2000); asimismo, fue asistente de Tomás Gutiérrez Alea durante la filmación del cuento La batalla de Santa Clara en el largometraje Historias de la Revolución (1967).  

Fundó, junto a otros realizadores, el Comité de Cineastas de América Latina, en el septiembre caraqueño de 1974; y fue, hasta 1978, Presidente de la sección de Cine, Radio y Televisión de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Logros todos que fueron reconocidos por el jurado del premio quien reconoció, en palabras del profesor y ensayista Rafael Hernández, que Pérez Paredes es el único de los fundadores del ICAIC que se mantiene con un trabajo artístico vital y significativo en estos días.

El también cineasta y poeta Víctor Casaus, en las palabras de elogio, recordó una afirmación de Pablo de la Torriente Brau en un artículo memorable: “…ni me interesa ni creo en el ‘hombre perfecto’. Para eso, para encontrar eso que se llama ‘el hombre perfecto’ basta con ir a ver una película del cine norteamericano”.

“La frase —continuó— pudiera colocarse como exergo en las películas realizadas por Manolo Pérez”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato