Mala hierba

El País • Berlin, Alemania

Las autoridades del Estado de Hesse investigan la existencia de una red neonazi en prisiones de toda Alemania. El ministro de Justicia del land, Jörg-Uwe Hahn, ha dicho hoy que “internos de ideología ultraderechista han tratado de fundar estructuras organizadas desde las cárceles”.

Las autoridades sospechan que trataron de entablar contacto con la terrorista Beate Zschäpe, la única superviviente del trío NSU (Resistencia Nacionalsocialista) y que está encarcelada en Múnich, donde será juzgada junto a otros cómplices a partir del próximo día 17 por el asesinato de ocho personas de ascendencia turca, un griego y una agente policial en Alemania entre 2000 y 2007. Su banda actuó impunemente por todo el país durante 13 años.

Los cómplices de Zschäpe, Uwe Mundlos y Uwe Böhnhardt, aparecieron muertos en 2011, tras haber perpetrado el último de los 14 atracos de la banda. Los abogados de la neonazi desmienten que esta haya mantenido comunicaciones desde la prisión, pero la Fiscalía de Fulda investiga el caso desde febrero.

El Gobierno de Hesse está evaluando