Un hombre enorme

Lester Hamlet, cineasta • La Habana, Cuba

Ha muerto un hombre enorme, imprescindible. Un fundador nato, alguien que supo siempre pensar y, más que eso, hacernos pensar. Un maestro infatigable, un soñador.

La vida y la cultura toda quedan en deuda con él para siempre, pues a su existencia le debemos poder ser quienes somos y amar el cine desde el ejercicio del  cine mismo. Hacedor de sueños y revoluciones, perenne luchador, ejemplo, guía y luz para muchos.

Cada película de nuestro continente, cada historia contada o por contar lleva su inteligente existencia y su sabiduría. Hombre extraño y simple, poseedor de un verbo útil, complejo, enigmático y poético. Cultura y paz van a su lado y custodiarán sus maneras e ideales a perpetuidad.

Le agradezco a mi profesión haberlo entrevistado en varias ocasiones e intentar aprender de él, fiel amigo de la cultura y testigo cierto de muchos de los protagonistas de nuestra identidad.

Inolvidables para siempre seran en mí las conversaciones que tuvimos y lo que logré captar de su esencia humana, estudiosa y social. Fue de los más vivos entre los vivos y su presencia eternamente definitoria en todos los procesos de evolución y conquistas de nuestra cultura.

Faltará.

Será innegable su ausencia. Los hombres como él ya tienen garantizada su perpetuidad en la historia pues su trabajo, su luz y su pensamiento son parte de la vida presente y futura.

Comentarios

Hermoso comentario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato