Para las señoras cubanas,
Mensajero de las Damas

Cira Romero • La Habana, Cuba

A la altura del año 1882, puede hablarse de cierta tradición en la prensa insular a propósito de respaldar con el sustantivo damas algunas de nuestras publicaciones periódicas. Así, tuvimos en 1811 la Tertulia de las Damas, dirigida por Geremías [sic] de Guerocas, posiblemente un seudónimo; en  el propio año, el guatemalteco Simón Bergaño fundó Correo de Damas; en 1821, nuestro José María Heredia creó Biblioteca de Damas y en 1875 la camagüeyana Domitila García de Coronado dio a conocer en La Habana El Correo de las Damas. De las tres primeras, hemos escrito en nuestra columna. Ahora, varios años después,  la habanera María Manuela López, cuyo nombre se pierde en el tiempo, fundó Mensajero de las Damas, cuyo primer número aparec