Mireya Cueto, patrimonio del teatro
de títeres universal

Rubén Darío Salazar • Matanzas, Cuba

Ha partido de gira, como se dice en el gremio titiritero, la maestra mexicana Mireya Cueto. Con ella desaparece, solo físicamente, un verdadero monumento de consagración al oficio titeril, pues su legado artístico y pedagógico queda intacto y en continuo ascenso para los que están y los que llegan. Mujer en perpetua búsqueda de la almendra de la manifestación titiritera, ser humano noble y gentil, pertenece al legado latinoamericano de féminas inolvidables, que no se conformaron solo con hacer, sino con promover, dialogar e insistir en la dignificación del teatro de figuras. Dígase Mané Bernardo y Sara Bianchi, de Argentina; Irma Abirad, de Uruguay o Carucha Camejo, de Cuba, por solo citar algunos nombres, y estaremos hablando de hermanas de Mireya, cuyos principales distintiv