“Pensamos el mundo con el Caribe”

Sylvie Glissant • La Habana, Cuba

Imagen: La Jiribilla

Estimados señoras y señores, estimados amigos de la Casa de las Américas:

Les agradezco mucho su presencia en ese primer día del seminario dedicado a Édouard Glissant. Antes de todo quisiera darles las gracias por su invitación a Roberto Retamar y a Yolanda Wood, así como a toda la Casa de las Américas, que permitieron que se llevara a cabo ese proyecto. Gracias también a la Embajada francesa, en especial a Bernard Grau por su colaboración y apoyo. Y quiero saludar a mi entrañable amiga Livia Cárdenas.

Es un placer muy grande estar aquí en La Habana con ustedes para celebrar la semana de la Diversidad Cultural en el Caribe, es también un placer muy grande estar aquí en ese lugar tan simbólico, histórico y al que Édouard Glissant le tenía especial afecto.

Para él, este lugar era un lieu-commun, un lugar común, o sea “un lugar donde una visión del mundo se encuentra con otras visiones del mundo”, un lugar de encuentro e intercambio, un lugar de lo imprevisible y de creolización.

Pero, sobre todo, era la casa de las Américas para él una casa.

Un espacio de vida, como los que amaba con pasión e imaginó.

Un espacio de creación, de invención y de diálogo, y pienso en especial en el Instituto Martiniqués de Estudios, fundado en los años 70 en Martinica; pienso también en los encuentros del Parlamento Internacional de Escritores que se celebraron en varias ciudades como Estrasburgo o Lisboa; pienso también en el Museo Martiniqués de Artes de las Américas, museo nómada que presentó durante dos años la exposición Espacios de las Américas en el Caribe y América Latina.

Por fin, pienso en el Institut du Tout-Monde, lugar creado en el 2007 en París, y cuyo rizoma sigue extendiéndose y trabando relaciones entre Nueva York, Túnez, las Guayanas y las varias islas de Antillas, del Pacífico, desde Japón hasta la isla de Pascua, y hoy con Cuba, que representó mi amiga Nancy Morejón aquí presente, al lado de Édouard Glissant a lo largo de las 25 ediciones del premio Carbet del Caribe.

Era entonces la Casa de las Américas un hogar donde él se sentía como en casa, porque era la Casa de las Américas, o sea la casa precisamente de esas Américas plurales y barrocas de las que el Caribe constituía, a todas luces, el punto de conjunción y de Relación.

Cito a Édouard Glissant: “el Caribe es un mar que abre y difracta sobre identidades distintas pero concordantes”.

Era la Casa de las Américas para él uno de los elementos importantes del Caribe, lugar esencial donde se revelan los procesos de creolización. Un lugar de partida y un lugar de existencia.

Por cierto, quisiera mencionar un número del periódico El Correo de la UNESCO que dirigía entonces Édouard, un número de diciembre del 1981, “Caribe de voces múltiples”, por ocasión del cual Édouard reunió a los intelectuales más destacados del Caribe y amigos suyos, entre ellos Alejo Carpentier, Aimé Césaire, René Depestre y Roberto Fernández Retamar.

Anunciaba aquel número y prefiguraba, de manera poco sospechable, el acontecimiento que hoy nos reúne.

Escribía Alejo Carpentier: “Empezamos a distinguir y a entender el conjunto del conglomerado caribeño enfrentando lo que nos une y distingue, lo que nos hace a la vez semejantes y singulares, lo que nos pertenece en propio y lo que pertenece a todos”.

Y quizá contestaba Carpentier a Roberto Fernández Retamar que anunciaba la idea fundamental de ese coloquio: “Se acompaña nuestra identidad cultural de una conciencia siempre más aguda de todo lo que tenemos en común, a pesar de que hablemos idiomas diferentes”.

No quiero desbordar en los debates, y quisiera terminar solo diciendo que me alegro de ver aquí discutido de nuevo el tema tan importante para Édouard y para nosotros, de la Caraïbe tout entière: “Ser caribeño, decía él, es vivir aquella unidad-diversidad, es abrirse a lo múltiple”. Esta visión que compartía con los que acabo de evocar, pero también con José Martí, Derek Walcott, Nicolás Guillén, Frantz Fanon, Kamau Brathwaite y tantos pensadores y poetas del Caribe. Y se está realizando ahora esa visión.

Hoy en día no se puede pensar el Caribe sin incluir todo el Caribe y pensamos el mundo con el Caribe. Para pensar no podemos prescindir de Cuba, de Haití, de Bahía, de Cartagena de Indias y de todos los artistas que provienen de las muchas orillas del archipiélago de las Américas. Es imposible no advertir que hoy todos, con nosotros, se encuentran, se hablan y se entienden, más allá de los idiomas, a través de un mismo lenguaje. Esa poética de la Caraïbe tout entière y de la Relación, la soñaron los poetas y los artistas.

El acontecimiento que nos reúne nos demuestra que se hizo realidad por fin.

Mis últimas palabras serán las de Édouard Glissant:

La literatura y la poesía del Caribe rebasan poco a poco las limitaciones de las lenguas, para experimentar lenguajes convergentes. Un lenguaje es la actitud que se adopta respecto a las palabras y el idioma que usamos. Tengo la impresión por ejemplo, escribiendo en lengua francesa, de tener el mismo lenguaje que Alejo Carpentier, quien escribía en español cubano: una misma manera de fiarse de las palabras, de no ser parco en su empleo, de no restringirlas con racionalizaciones excesivas, de recurrir a los ritmos y a las categorías de lo invisible y de lo maravilloso, y una misma voluntad de profetizar el pasado tanto como de no prejuzgar del porvenir. Las lenguas que usamos, las volvemos a crear. Que la identidad caribeña nunca es la misma, no hay monotonía del Caribe, que es por cierto una antología de los paisajes tropicales. Sino que esa identidad obedece a las mismas estructuras: de mezcla, de proyección libre, de permanente rebasamiento.

Y quiero con esas palabras agradecerles a todos ustedes su presencia y desearles una bella y fértil semana de intercambios.

 

Palabras de Sylvie Glissant, directora del Institut Tout-Monde (Francia) en la inauguración del Coloquio Internacional La Diversidad cultural en el Caribe. Casa de las Américas, 20-24 de mayo de 2013.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato