Homenaje al líder

ANSA • Italia

Restaurarán mausoleo de Franco

El gobierno gastará 280 000 euros en restaurar el mausoleo del dictador Francisco Franco al tiempo que rechaza declarar el 18 de julio, cuando dio el golpe de Estado en 1936, como día de condena del franquismo. El Boletín oficial del estado publicó el pasado día 17 el concurso de licitación de las obras de restauración de la fachada de la Basílica de Santa Cruz del Valle de los Caídos por un importe de 280 000 euros.

El concurso de licitación de obras fue decisión de Patrimonio Nacional, organismo que depende directamente del presidente, Mariano Rajoy.

Las obras de restauración coinciden con la decisión de Patrimonio Nacional de acordar una subida del 80% de los precios de entrada para acceder al monumento, que pasarán de 5 a 9 euros. La Asociación para la defensa del Valle de los Caídos se ha quejado de que el nuevo precio de las entradas “desanimará a los futuros visitantes” y propuso una subida máxima del 30%.

Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, dijo a ANSA que “lo peor no es la restauración sino el discurso negacionista de lo que allí ocurrió”.

La restauración de la basílica “forma parte de lo que han hecho todos los gobiernos, que han utilizado los impuestos de los familiares de las víctimas para mantener el mausoleo del responsable de sus muertes”, añade Silva, señalando que es algo que no ocurre ni en Italia con Benito Mussolini ni en Alemania con Adolf Hitler.

Además, el gobierno de Rajoy dijo al llegar al poder que pretende potenciar el desarrollo económico del Valle de los Caídos, apunta. A su juicio, “la medida estética debería ir precedida de una medida ética” pues “me parece bien que se visite, pero que se haga un relato histórico, pues a los republicanos no les pidieron permiso para ser enterrados allí”.

Se calcula que la basílica alberga los restos de 40 000 caídos en los dos frentes de la Guerra Civil (1936-1939), desconociéndose la identidad de los republicanos. Miles de presos republicanos participaron en la construcción del monumento, entre 1940 y 1958, sobre el que se alza una cruz cristiana de 108 metros de altura.
“La verdadera restauración sería que los familiares que tienen allí víctimas los enterraran donde ellos quisieran”, apunta Silva.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato