Selección de poemas

Elaine Vilar Madruga • La Habana, Cuba

Frida Kahlo se me parecía...

frida kahlo se me parecía                                     

                                           era la gemela olvidada

en los montones de polvo de mis tazas.

tenía más que yo y a veces menos

como los sueños que se atropellan

por salir de los baúles.

frida kahlo se me parecía

le gustaba inyectarse los ojos

                                con color        con tinta ilícita       con gritos unánimes

con monos grandilocuentes

que me miraban desde un espejo

preguntándome si era ella

                                                —si no era ella

y qué hacía usando su copa dislocada.
 

frida kahlo se me parecía

incluso parpadeaba como yo

                                   —agotada, inconclusa, amante—

solía mirar a diego con mis ojos ensangrentados

le preguntaba por mi cuerpo

por las penetraciones de mar

por la fiebre que no cede al primer embate.

hablaba con Diego de mis manuscritos de polvo

del polvo de mis tazas

de las tazas azules          verdes             rojas

                                  —le gustaba inyectarse de color

hasta que diego le escupía la mentira.
 

frida kahlo era igual a mí.

yo tampoco caminaba.

me sentaba a horcajadas en las nubes

para contemplar la noche

y los niños muertos que gritan

en las calles muertas e innombrables.

yo tampoco caminaba y a veces cantaba como ella

a la luz de los dientes del ocaso

pintaba ouijas y mares que no ceden y penetran

sobre el vientre madre de la tierra.

yo vine a buscar la muerte

en los mismos tranvías donde ella halló la vida

pero solo me respondieron las bofetadas

los cántaros                                             el desprecio que hoy acuno por el mundo.
 

frida kahlo se parecía a mí como un espejo.

mi cara, mi boca, mi destreza, mi lamento.

mis escamas

                      mis aletas

                                          mis agallas.

mi nombre

                    mis monos

                                       mis ataques de deudas.
 

frida kahlo era igual a mí hasta en el miedo    

                                                     en la marea    

                                                     en los alientos de medianoche.

frida kahlo era igual a mí.

 por eso le mordí los ojos.

2008, finales

 

El apocalipsis según mi nombre

 “La verdadera expresión es la del árbol.”
Grotowski.
 

Toda mi esencia es la del árbol

y por eso

sucumbo en la tierra,

muerdo la boca del fango

mientras los dientes se me cubren

del miedo ajeno hacia otros dientes.

Dios me dio nombre.

Dios me (des)nombra.

La eternidad es la esencia del árbol aquel

que plantamos,

sin otra esperanza de llenarnos las manos

con un premio.

La eternidad es la esencia del árbol:

Dios nos mira desde la copa,

Dios es un pájaro,

ha creado un nido en mi cabeza,

me ha llenado de hojas y de nieve,

me ha llenado de ramas y de huevos.

Dios busca mi esencia

y me (des)nombra.

Vomita en mi garganta,

Es una madre gigante, atormentada,

en el nido se han muerto los huevos,

(algo se pudrió dentro de mí)

el nido dijo adiós en el vacío:

esta es la soledad de la que hablaban

Clarice Lispector,

                                   y Faulkner,

                                                           y Shakespeare,

esta es la muerte de la que hablaban todos.

Algo se pudrió entre mis huesos,

Dios viene y me desmonta las caderas,

encuentra la podredumbre y me desdice,

mi nido está envejeciendo con los días,

algo se me pudre entre los dedos.

Qué.

             Algo.

                          Qué cosa.

                                               Algo.

Quién puede saber que es lo podrido.

Dios omnisapiente lo sabría,

pero Él no me recuerda:

dieciséis de abril, dos mil once,

cuatro de mayo, mil novecientos veintinueve,

catorce de junio, dos mil treintaisiete,

qué importan las fechas ni los ojos:

hoy,

            simplemente hoy,

a las cinco y veintinueve de la tarde,

mi Dios ha muerto.
 

10 de septiembre del 2011.

 

Timeline

 (ante Lars von Triers)

 

mi inocencia fue cayéndose a pedazos.
 

la gente pasaba a mi lado y se llevaba un poco entre las manos

flechas incrédulas que me arrancaban todo.

mi inocencia era de polvo.

estaba sucia de tantos años guardarla

entre muros formidables.

la culpa me llegó entre escupidas,

trazos redondos de culpa que dormían en mi vientre

como el lienzo de argonautas.

mi inocencia era solo el asombro de los rostros

que se hacían pedazos,

algo venía cayéndose hace mucho:

el tuétano del tiempo

                                          perdido

                                 (mil veces perdido)
 

avasallándome.
 

2 de enero del 2012

 

Aritmética/masturbación con leones/sugar

A G.R.M, un sueño, la pradera, el cuadro zoofílico
de una tienda de antigüedades: 1821.

 

ayer soñé con leones
 

en mis sueños

las zarpas los rugidos estertores de otro tiempo

ayer me levanté

sintiendo la muerte en mis pulmones

como colmillos fauces dentelladas

como el miedo a clavar el diente en la carne hecha trizas
 

—nunca he sido un buen mamífero—
 

mis manías desnudas

mis deseos

son una obsoleta capacidad para no ver más allá

de la mierda entre los ojos y las patas
 

nunca he sido demasiado
 

quién sabe si la mordidapudo estar adentro

el cáncer profundo la tierra profunda yo en la profundidad

enterrada

cadáver insepulto

un hueso de león

incógnita.
 

7 de julio del 2012

 

Elaine Vilar Madruga: Narradora, poeta y dramaturga. La Habana, 3 de abril de 1989. Estudiante de Dramaturgia del Instituto Superior de Arte. Graduada de Nivel Medio de Música en la especialidad de Guitarra clásica. Graduada del XI Curso de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Miembro de la AHS. Coordinadora y fundadora del Taller de Literatura Fantástica Espacio Abierto. En el 2013, alcanza el Premio Calendario de ciencia-ficción, con la noveleta Salomé, y el Premio Calendario de literatura infantil y juvenil, con el libro de cuentos Dime, bruja que destellas. También, obtiene el Premio Pinos Nuevos, en el género narrativa, con el cuaderno La hembra alfa. Ha organizado los Eventos Teóricos de Arte y Literatura Fantástica Behíque 2009, así como las ediciones de Espacio Abierto 2010, Espacio Abierto 2011, Espacio Abierto 2012. Co-editora de la revista de literatura de Ciencia- ficción y Fantasía cubana Korad. Ha publicado la novela Al límite de los Olivos, Editorial Extramuros 2009; Axis Mundi: antología de cuentos cubanos de fantasía, Editorial Gente Nueva 2012. Su obra ha sido publicada en diversas antologías en España, Inglaterra, Italia, Venezuela, Argentina, Uruguay, México, EE.UU., Chile, Brasil y Cuba.

Comentarios

Mi criterio de esta revista es positivo tiene muchas cosas importantes para el conocimiento de muchas personas dentro de las que me incluyo, porque no todos tienen acceso a internet

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato