NOTAS AL FACISMO CORRIENTE

La suerte de hablar español

La Jiribilla • La Habana, Cuba

Bryan Baldizán, un empleado de Whole Foods en Albuquerque, ha denunciado que se le suspendió de su puesto de trabajo todo un día por el grave delito de atreverse, en medio de su horario laboral, a… ¡hablar en español!

Ante la protesta, el directivo de mercadeo de la empresa Ben Friedland, justificó el castigo indicando que la obligatoriedad del inglés se debe a razones de seguridad.

La suerte es que Baldizán apenas habló en español. Si en vez de ello hubiera hablado en árabe, ahora estaría en Guantánamo, vestido de naranja y siendo alimentado contra su voluntad.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato