Tercera cita… de cineastas

El tercer encuentro de cineastas tuvo lugar el sábado 8 en el Centro Cultural Fresa y Chocolate, sitio que se ha convertido en habitual para estas reuniones e intercambios. Asistieron unas 60 personas, en su mayoría jóvenes, y lo condujo Fernando Pérez, Premio Nacional de Cine.

El objetivo en esta ocasión fue el análisis del Proyecto de Decreto Ley que reconocerá la condición laboral del creador audiovisual y el de la propuesta de reglamento para el futuro Registro de estos creadores.

La aprobación de ambos documentos es de gran importancia para los cineastas, en particular para los más jóvenes y para aquellos que vienen realizando su trabajo de forma independiente, porque reconocerá y legalizará su condición laboral y les permitirá distintas acciones económicas, financieras, de trámites, gestión y representación que ahora se les dificultan, lo que traba el desarrollo del cine nacional.

Como los documentos —trabajados primero por el Grupo de Trabajo creado por los cineastas en la primera asamblea— habían sido circulados con anterioridad, tras una breve presentación a cargo de Magda González Grau, los asistentes pasaron enseguida a manifestar sus dudas y a plantear sugerencias.

Una de las primeras inquietudes que surgió fue sobre las prerrogativas que se confiere en la propuesta de Reglamento al Comité de Admisión del Registro para “aprobar” y “otorgar” la condición de creador audiovisual, al estilo de las evaluaciones, cuando solo se trata de constatar la condición profesional de los solicitantes y la validez de las pruebas en términos profesionales. Se propuso reformular el Artículo 10 del Reglamento, de modo que la función del Comité de Admisión sea reconocer la profesionalidad de los aspirantes de acuerdo con los requisitos aceptados en el propio Reglamento.

Esa idea encontró consenso, y al respecto se resaltó que el Comité de Admisión, según establece la propuesta, estará integrado en su mayoría por creadores, y que el juicio de estos será el determinante en la validación de las pruebas, porque al propio tiempo hay que evitar el intrusismo profesional. La participación de funcionarios es indispensable porque estos son los encargados de los asentamientos, así como de la salvaguarda del Registro y de la emisión de certificados y demás trámites.

Otro punto muy debatido fue el uso de los términos “cinematográfico” y “audiovisual” en ambos documentos. Muchas de las intervenciones estuvieron a favor de que, en el marco de un Decreto Ley y su reglamento para un Registro, se usara solamente el término “audiovisual” por considerar que resulta más abarcador, mientras que otros defendieron conservar “cinematográfico” por la especificidad de este concepto en el contexto general de las artes audiovisuales, e incluso porque se está trabajando en el diseño de posibles financiamientos para el incentivo de producciones cinematográficas. Al final prevaleció la tesis de dejar ambos términos.

Igualmente fue abordado el caso de los creadores que aún no han tenido tiempo para acumular obra que les permita acreditar su condición de creador cinematográfico o audiovisual, con lo cual no pueden pertenecer al Registro pero tampoco realizarla para inscribirse en un futuro.

Al respecto se explicó que la propuesta contempla esos casos y ofrece a los creadores noveles la posibilidad de una inscripción temporal por dos años como amparo para poder trabajar y hacer currículo en una etapa inicial.

En relación con los autores de reconocida trayectoria, quedó claro que deben inscribirse en el Registro para poder disfrutar todas las ventajas que este otorga, pero no necesitarán de la presentación de obras porque en sus casos el currículo es público y obvio. El Comité de Admisión estará capacitado para este proceder.

Se acordó dar unos días para que los creadores que aún no han estudiado los documentos, los que no pueden asistir a los encuentros y aquellos que deseen profundizar en los mismos, tengan la oportunidad de hacerlo y de enviar sus sugerencias y dudas al Grupo de Trabajo a través de la dirección de correos cineastascubanos@gmail.com. Otro acuerdo fue sostener una nueva reunión para concluir esta etapa y continuar el trabajo con otros puntos de la agenda.

Los cineastas, una vez que logren consenso, deben hacer llegar sus observaciones al Decreto Ley y sus propuestas de Reglamento para el Registro del Creador Cinematográfico y Audiovisual al Ministerio de Cultura, la entidad gubernamental encargada de tramitarlo a las instancias superiores del Estado para su aprobación, firma y entrada en vigor definitivas.

Hubo un llamado a pensar en positivo y en un futuro donde no concurran arbitrariedades a partir de que, con esta iniciativa de los cineastas de hacer valer su voz, estamos teniendo la oportunidad de participar en la construcción del futuro del cine cubano tal como queremos que sea, con una Ley de Cine y visto como un sistema donde todo funcione para bien de todos.

9 de junio del 2013

Fuente: Cubarte

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato