Una batalla crucial

Agradezco esta oportunidad de intervenir en el VIII Congreso de la Federación Estudiantil Universitaria. La FEU es parte entrañable de mi vida y siempre me sentiré un integrante de sus filas. Como tal quiero hablarles de lo que creo debe ser una de las prioridades principales de ésta, nuestra organización.

Son muchas las razones para que la FEU esté a la vanguardia en la lucha por nuestros hermanos que fueron a EE.UU. y sacrificaron sus vidas para salvar a su pueblo del terrorismo.

Son universitarios, forjados en nuestras aulas y eran jóvenes, muy jóvenes, cuando asumieron una delicada y compleja misión lejos de sus familias y sus amigos, renunciando a sus carreras y a la felicidad y la tranquilidad a las que tenían derecho.

El altruismo, la generosidad y la solidaridad que ellos encarnan los convierten en ejemplos insuperables para la educación de las nuevas generaciones.

Arriesgaron sus vidas para proteger las nuestras. Sin armas, sin ejercer la violencia, penetraron a pandillas de criminales capaces de cualquier cosa porque cuentan con la complicidad oficial y descubrieron muchos de sus planes y salvaron vidas, jugándose la propia, día y noche.

El tema es de vital importancia para la juventud cubana. Mientras no se haga justicia en este caso seguirá vigente una política que promueve el terrorismo contra Cuba y esa política es sobre todo una grave amenaza para el futuro de los jóvenes y los niños de hoy.

Hay otra razón fundamental que obliga al estudiantado.

El principal obstáculo en esta batalla es el muro de silencio que cubre la verdad de los Cinco y hace muy difícil la solidaridad del pueblo norteamericano. Es imprescindible movilizar a ese pueblo para que reclame al presidente Obama que haga lo que puede y debe hacer ya: ordenar la libertad inmediata e incondicional de Gerardo, Ramón, Antonio y Fernando.

Hay que llegarle a la juventud norteamericana con explicaciones objetivas, comprensibles, con los argumentos irrebatibles que prueban la inocencia de nuestros compañeros. Para realizarlo hace falta dar un impulso nuevo a esta campaña y la FEU puede y debe dárselo. Estoy convencido de que ustedes lo harán y que ganaremos esta crucial batalla.

Sigo creyendo con nuestro fundador que cualquier tiempo futuro tiene que ser mejor.

La Habana, junio 13 de 2013
Palabras ante la Comisión de Relaciones Internacionales.VIII Congreso de la FEU

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato