“El cine es magia”

Imagen: La Jiribilla

Escoger la muerte para hablar de la vida es una manera de homenajear a Tomás Gutiérrez Alea (Titón) y a Juan Carlos Tabío, a quienes está dedicado este trabajo. Ellos son grandes autores que han hecho un cine maravilloso, pero también entretenido. Sus películas son divertidas. De eso se trata el cine de autor, de llegar al espectador, al gran espectador, y el humor es una vía más para lograrlo. Incluso, desde Chaplin se utilizaba el humor para comunicar. Nosotros tampoco tenemos muchos recursos para hacer un cine atractivo de otra manera. También hay películas hechas “para festivales”, a las que les cuesta llegar al espectador, porque manejan códigos más cerrados. Y eso es también válido. La idea es que cada cual pueda expresar su propio cine y su manera de contar historias, que cada cual tenga esa posibilidad.

Realmente tuve la suerte de trabajar en las dos últimas películas de Titón (Fresa y Chocolate y Guantanamera). Y, después, seguí trabajando con Tabío, quien ha sido mi maestro, en Lista de espera, El cuerno de la abundancia, etc. También hemos hecho cortos, trabajamos juntos en la exposición de los refrigeradores, con Roco, el de Fresa y Chocolate.

Esta última película, que ya tiene 20 años, es para mí una manera más de luchar contra el machismo que padecemos: ortodoxo, arcaico y disonante con nuestros tiempos. Por eso defiendo a Diego, porque yo lo vivo. Todavía me encuentro a “graciosos” que me dicen cosas en la calle por ese personaje. Y a mí Diego me parece un homosexual encantador, fascinante, maravilloso. Pero los prejuicios son algo que tuve que enfrentar desde muchacho, cuando decidí ser actor. Porque no se puede ser actor sin ser tolerante, abierto a los cambios del mundo. Es increíble, pero todavía hay que defender a Diego.

Mi próxima película estará relacionada con ese tema. Solo que en este caso lo voy a afrontar como director, no como actor. Aunque es un tema que se ha abordado mucho últimamente en nuestro cine, trataré de dar un punto de vista diferente, y ya veremos el resultado.

Decía que me encanta la obra de Titón y Tabío, y me siento heredero de todo ese trabajo. Por ese motivo, en todas mis películas ellos están tan presentes. Poco a poco voy a ir encontrando mi propio camino, pero tanto en Amor Crónico como en Se vende está muy presente mi compromiso con ellos.

En realidad, trato de no tener ningún tipo de ataduras, más allá del compromiso con el propio arte. No intento delimitarme, ni imponerme fronteras. Soy muy impresionista —me pasa también en la pintura—; me gusta mucho hacer las cosas como me salgan de la cabeza, a mi manera. Tampoco siento que tenga la razón en todo lo que hago, pero sí defiendo mi derecho a hacerlas. Puede que mi punto de vista le guste a unos y a otros le desagrade; pero, en el arte, uno tiene que gozar de la libertad. En cuanto te pones frenos y empiezas a pensar mucho, las cosas salen de una manera muy poco natural. Como cineasta, mi compromiso es con el espectador: no engañarlo, hablarle de la realidad. El cine no tiene que ser educativo, tiene que ser entretenido, fascinante. El cine es magia.

El mejor cine cubano está influenciado por el neorrealismo italiano, cuando se retrataba la realidad y esta, a su vez, era surrealista. De ahí salieron las grandes obras del cine italiano. Nuestros grandes maestros aprendieron de ellos, estudiaron ahí. Cuando uno ve esas películas las disfruta, no importa el tiempo que haya pasado. Son historias que se conectan con el espectador y no vale la pena renunciar a eso, porque no hago películas para mí, para que vean lo inteligente que soy. Tengo ese compromiso, que me llega no solo del cine, sino también de la nueva trova cubana. El espectador cubano espera eso de nosotros, que hagamos historias divertidas y entretenidas, pero también inteligentes.

Fragmentos de las declaraciones del actor y director de Se Vende. Centro Cultural Cinematográfico Fresa y Chocolate. La Habana, 11 de junio de 2012.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato