Dailenys Fuentes

Imagen: La Jiribilla

Mi experiencia fue como un enorme reto, uno que no podría describir. Primeramente, porque iba a asumir un protagónico, y también porque iba a enfrentarme a actores que admiro muchísimo y que nuca pensé tener tan cerca: [Jorge] Perugorría, Mirtha [Ibarra], Mario [Balmaseda], Yuliet [Cruz], que es joven también, pero que ya tiene una gran trayectoria como actriz.

Esta película fue algo que tuve que asumir con mucha velocidad. Se trata de una historia que hace referencia a épocas que yo no viví de una manera tan intensa como mi personaje, el cual tiene contradicciones más lejanas a mi realidad. En el resto de las características, Nácar se parece mucho a mí. También por el tema, a pesar de todo el humor que lo rodea, me resultó muy difícil disfrutar el proceso. Ahora que está terminada es que la puedo ver de otra manera.

En algún momento, Balmaseda se me acercó y me dio consejos muy importantes. Recuerdo un día en que me preguntó por qué estaba tan tensa si la película era una comedia, para divertirse. Pero a mí me costó trabajo entenderla como comedia. Todo el tiempo estuve creyendo en mi propia película, todos los momentos me resultaron difíciles. Como se hizo tan rápido, me llevó tiempo encontrarme con la esencia de la historia. Sobre todo, me resultó complicado asumir un desnudo, por ejemplo.

Cada vez que sale el tema de la película hablo de lo “terrible” que me resultó, pero también fue grandioso, en tanto esto significa para mí un punto de partida. Estoy profundamente agradecida por haber trabajado, no solo con Perugorría, que me ayudó en los momentos en los que me sentía más atormentada, sino también con Yuliet y con el resto del elenco. Eso es algo que me llevo muy dentro, porque es importante haber recibido tanto apoyo y tanta confianza.

Declaraciones de la actriz Dailenys Fuentes. Centro Cultural Cinematográfico Fresa y Chocolate. La Habana, 11 de junio de 2012.

Comentarios

La película es muy mala. Digamos que la historia resulta algo inverosímil y un asunto muy fácil sobre el cual se puede montar una historia pobre, alargada al máximo y fácil de sintetizar en un corto. Da la sensación que estás viendo algo ya visto...sobre todo chistes muy típicos de otras películas cubanas. Muy bonita la ciudad, las casas cubanas antiguas, y la propia idiosincrasia del cubano. El resto...de usar y tirar, o mejor dicho, de ver hoy y de olvidar.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato