Musicalia 2013, de la Universidad de las Artes

Continuidad en los teclados

Pedro de la Hoz • La Habana, Cuba

Apenas una semana después de la conclusión del I Encuentro de Jóvenes Pianistas, este junio de 2013 La Habana ha vuelto a ser escenario propiciatorio para la confrontación de los rumbos por los que va la formación de una nueva generación en la interpretación de ese instrumento.

Aunque concebido hace más de dos décadas como espacio para la concurrencia  pre-profesional de los estudiantes de las diversas líneas instrumentales, en los últimos tiempos, como ahora, el Festival Musicalia, organizado por el Instituto Superior de Arte (ISA), entidad a la que se suman el Lyceum Mozartiano de La Habana y la Oficina del Historiador de la Ciudad, ha enfocado su agenda, desde una perspectiva internacional, en el piano.

El Oratorio San Felipe Neri, en La Habana Vieja, es el ámbito donde se desarrolla el evento. Allí radica el Lyceum Mozartiano y una extensión del Departamento de Piano del ISA, ambos dirigidos por el maestro Ulises Hernández.

Una decena de jóvenes cubanos, más otros bisoños tecladistas de México y Colombia, se han sometido a la evaluación de un riguroso jurado.

Pero lo más importante no es la fase competitiva, sino la oportunidad de recibir lecciones por parte de calificados profesores que proceden de países europeos y latinoamericanos.

No solo los estudiantes, también los maestros reciben el beneficioso influjo de esta experiencia, en tanto les abre la posibilidad de comparar sus experiencias pedagógicas y sus resultados académicos con medidores de alto nivel internacional.

Han sido clases prácticas de análisis y ejecución de partituras de diversos estilos, en las que cada profesor ha revelado cómo afrontan el hecho artístico.

A casa han regresado, una vez más con las alforjas enriquecidas en su trato con academias de otras tierras de la región, Yleana Bautista, Ninowska Fernández Brito y Antonio (Ñico) Carbonell.

La Bautista se desempeña como jefa del Departamento de Piano de la Escuela de Música del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), de México. Su máxima virtud pedagógica consiste en inducir al alumno la idea de una preparación lo más completa posible que lo oriente, con iguales perspectivas, tanto al desarrollo de una carrera solista como a integrarse a formaciones de cámara. Lo hace con pleno conocimiento de causa, desde los tiempos en que trabajó junto con la violista Vera Borísova, el oboísta Jorge Rivero y el afamado flautista italiano Andrea Griminelli y, en calidad de solista, interpretó en La Habana el primer volumen del Clave bien temperado, de Bach, o estrenó en la Isla el concierto El despertar de los pájaros, del francés Olivier Messiaen.

En los fundamentos de la enseñanza del instrumento en la escuela cubana, a partir de la instauración del sistema de docencia artística generado por la Revolución, está la huella de Ninowska Fernández Brito, a su paso por el conservatorio Alejandro García Caturla, la Escuela Nacional de Arte y el ISA. Desde hace diez años imparte clases en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Ñico Carbonell es uno de los mejores pianistas de su generación, la que se dio a conocer en los años 70. Concluyó su formación en la escuela rusa, donde se graduó con diploma de excelencia en el Conservatorio Chaikovski, de Moscú. Aunque ha desarrollado su carrera fuera de Cuba —largos años de docencia en Ecuador y ahora profesor en la colombiana Universidad de los Andes—, siempre se ha vinculado con meritorios proyectos en su patria, como la integral de la obra de Ignacio Cervantes y el ciclo de los conciertos para teclado de Johann Sebastian Bach.

Entre los participantes en Musicalia 2013 ha llamado la atención la sabiduría del español Josep Colom, muy preciso en sus explicaciones y análisis del repertorio romántico e impresionista, y de manera muy especial la obra de autores españoles del siglo XX. Colom forma parte de los claustros del Liceu de Barcelona y de la Universidad de Alcalá de Henares.

Con gran generosidad, al igual que los restantes profesores, ha entregado sus conocimientos el alemán Christoph Lieske. Ser titular desde hace más de 20 años de una cátedra en la Universidad Mozarteum de Salzburgo, Austria, avala su extraordinaria categoría docente. Es una referencia en la enseñanza y la interpretación del repertorio de Mozart, como lo demostró en su recital en San Felipe Neri.

Musicalia 2013 tuvo, además, otros dos momentos significativos que constataron la vitalidad ascendente del pianismo cubano: los recitales ofrecidos por los ganadores de la edición  anterior, Fidel Leal y Víctor Díaz.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato