Consejo Nacional de la UNEAC
convoca a su VIII Congreso

Dainerys Machado Vento • La Habana, Cuba
Fotos: Tessio Barba
Viernes, 28 de Junio y 2013 (1:32 pm)

El etnólogo y escritor Miguel Barnet fue ratificado como presidente de la Comisión Organizadora del VIII Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), según trascendió en el Consejo Nacional de la organización celebrado este jueves 27 de junio en el teatro del Museo Nacional de Bellas Artes.

Los Estatutos de la organización determinan que este grupo de trabajo sustituya inmediatamente a la Presidencia y el Secretariado, hasta que se celebre el cónclave y con él, se produzcan nuevas elecciones. Por ello, la labor de la Comisión comienza inmediatamente, con la estructuración de las plenarias en los comités provinciales del país y de las cinco asociaciones que los conforman; así como con la conducción de los procesos de elección de precandidatos y candidatos a la convención, y a todos los cargos que constituirán la futura Presidencia y Secretariado de la UNEAC.

Imagen: La Jiribilla

A los 20 presidentes de los comités provinciales y de las asociaciones que integran, estatutos de por medio, esta Comisión, se suman otros 25 creadores, aprobados por el Consejo Nacional en voto abierto y unánime. Estos son los escritores Alex Pausides, Fernando Martínez Heredia, Jesús David Curbelo, Caridad Atencio; el joven trompetista Yasek Manzano, el compositor Juan Piñera, el músico Roberto Chorens, los intérpretes Martha Campos y Giraldo Piloto; los artistas de la plástica Arístides Hernández (Ares), Vicente Hernández, Irvin Hernández y José Villa, los investigadores y críticos Helmo Hernández, Norge Espinosa y Omar Valiño, la actriz Corina Mestre, la bailarina Viengsay Valdés, el promotor cultural Ramón Silverio; y los realizadores Magda González Grau, Magda Resik, Luis Morlote, Lester Hamlet y Jorge Perugorría. Nombres derivados de un centenar de encuestas aplicadas, desde el mes de abril, a miembros de la UNEAC de todo el país.

Aunque aún sin fecha precisa en el 2014, el esperado VIII Congreso de la intelectualidad cubana se acerca. Desde su anterior edición, en 2008, ha sido una preocupación de los implicados insertar a la vanguardia artística más joven en el trabajo y el funcionamiento de la UNEAC. La conformación de esta Comisión Organizadora muestra que esa preocupación no solo sigue latente, sino que se convierte en motivo de acción.

“Si vamos a un Congreso de esta importancia hace falta estabilidad en la dirección, pero también renovación”, dijo Miguel Díaz-Canel, vicepresidente primero de los Consejos de Estado y de Ministros,  quien presidió la reunión de este jueves 27. Además de Miguel Barnet, le acompañaron en la rectoría del encuentro Abel Prieto, asesor del presidente de la República de Cuba; Roberto Montesino, jefe del Departamento Ideológico del Comité Central de Partido y otros funcionarios del Comité Central, del Sindicato Nacional de la Cultura y de la propia organización de los escritores y artistas.

Imagen: La Jiribilla

Las ausencias físicas del cineasta Alfredo Guevara, del compositor César Portillo de la Luz, del pintor y poeta Adigio Benítez y de la investigadora de la cultura popular Ada Mirta Cepeda, fueron recordadas con un minuto de silencio al inicio de este Consejo, el primero que se celebra después de sus decesos.

La Dra. Graziella Pogolotti fue ratificada también como asesora de la presidencia de la UNEAC. Gracias a su memoria como fundadora de la organización, Pogolotti hizo un extenso recorrido por la historia de la UNEAC, desde su constitución en 1961. “Como toda institución viva, se incluye en ese cuerpo mayor que es la sociedad”, aseguró, para explicar luego por qué las funciones y conceptos se han ido transformando a la par de los tiempos que corren, y por qué se impone hoy una búsqueda mancomunada de soluciones prácticas que garanticen la continuidad de la cultura cubana como sentido y riqueza de la vida espiritual del pueblo.

Las realizadoras Magda González Grau y Rebeca Chávez, y el guionista Arturo Arango, presentaron ante el Consejo Nacional un documento que resume el debate sostenido por un grupo de cineastas cubanos a favor de la reestructuración de la producción cinematográfica en el país. Hace semanas, motivados por la noticia de que se trabajaba en cambios conceptuales del Instituto Cubano de Arte e Industrias Cinematográficas (ICAIC), decenas de realizadores cubanos fundaron espontáneamente un grupo de trabajo, autodenominado g-20, que lideraría investigaciones y debates para proponer una Ley de Cine al Ministerio de Cultura (MINCULT).

Abel Prieto recomendó que la Comisión Organizadora del Congreso, presidida por Barnet, trabaje en función de integrar los criterios de ese grupo de cineastas con los de una comisión creada en el Ministerio de Cultura, porque todos trabajan por los mismos objetivos y bajo los mismos principios de la Revolución. Díaz-Canel enfatizó en los objetivos comunes de ambos conjuntos, al asegurar que “quien les dijo que el tema (que se revisaba) era el ICAIC les informó mal, les dio mal la noticia”, porque el análisis incluía uso y acceso de nuevas tecnologías, reordenamiento de la producción y contemplación de la producción independiente, papel de la crítica cinematográfica, derecho de autor, reconocimiento de las figuras del audiovisual, y otros temas planteados por los cineastas, aunque reconoció que debió habérseles dado voz desde el primer momento.

“La gran batalla se está dando en el audiovisual”, había afirmado Abel con convicción, seguro de la importancia de actualizar la Ley de Cine que existe en Cuba. “Hoy los jóvenes del mundo leen menos y consumen más productos audiovisuales”, remarcó.

Durante su intervención, el vicepresidente primero también elogió ampliamente el trabajo realizado por Miguel Barnet en el último lustro al frente de la organización y la sensibilidad del escritor ante los problemas de la gente. “La toma de decisión en nuestro país está incompleta siempre que no se consulte la vanguardia artística y la vanguardia científica”, dijo. Y resaltó que “todo este contexto nos va llevando a la importancia que tendrá el VIII Congreso de la UNEAC”, sobre el que refirió, además, que debe “aportarle a la conceptualización de lo que estamos haciendo”, un paso importante en la consolidación del actual modelo social.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato