Selección de poesía

Elaine Vilar Madruga • La Habana, Cuba

El tercer ojo I

 

I

las costas rugen incoherencias salvajes.

acorralan mi nuca contra el último acantilado del mundo.

la mujer del pastor jadea contra mi cuerpo

se sienta entre mis manos

                                                       incrédulas.

me pregunta por las costas/por la consigna silente de las ciudades.

el pastor jadea contra mi cuerpo.

                                                                me pregunta.

quiere saber de dios y de las hierbas

deshabitarme a lamidos

torcer el hueso de mi nuca

que mira hacia las costas y engaña a la muerte.

el pastor y su mujer son inocentes legiones

                                                                      de silencio

leones que mutan en las arenas profundas.

el aire se acaba

pero ellos siguen siendo reyes del heno

                                                                   y de los árboles.

no saben que he perdido todo

hasta las costas/ hasta el hueso de mi nuca 

                                                                                    todo:

no saben tantas cosas.

 

el pastor y su mujer palpan solo el fondo de la trampa

el despojo de dos manos insolentes

donde quise ocultarlos de dios y de los hombres.

 

una burbuja de vidrio

rota a pedradas una mañana de 1321

deriva entre los cuerpos

donde alguien contempla la fatiga

                                                   de mis dedos.

 

el pastor y su mujer y yo

                                                                                          (también yo)

estamos encerrados en una bolita de vidrio

que alguien agita entre rugidos:

el tiempo de las costas no habitadas.

una mañana de 1321

la muerte dejó de perseguirnos

en la bola de nieve desnuda:

la mujer del pastor/ el pastor y yo,

las ciudades incendiadas de los monstruos,

dios, el hambre, la certeza,

la mañana desmesurada que nadie tuvo,

                                                                       las costas,

el hueso de mi nuca,

el nido del tiempo,

                                    y la pedrada.

 

II

 

la mujer de un pastor gime entre mis manos:

                                                                              todavía.

a veces llora,

y el pastor le lanza una piedra.

tiene miedo del mundo desnudo

más allá del cristal.

 

III

1321:

soy la mujer del pastor

y aún escupo las placentas donde acuné

a los monstruos y a los dioses,

una mañana sumergida en el tiempo

                                                                      abominable.

 

IV

soy la mujer que ama a la mujer del pastor.

talo los árboles por ella,

corto el tiempo,

las manos inútiles de los desconocidos

que transfiguran

                                  pantomimas.

 

V

soy el pastor.

amo a mi mujer, y a la Otra.

no tenemos hijos.

nos resguardamos en las preguntas inmóviles.

amo a mi mujer, y a la Otra.

un cordón umbilical nos une las cabezas

en el asombro infinito,

en el tiempo embalsamado,

en el embrión de 1321

donde los tres

ocultamos la huella de los nombres,

aplastamos las víctimas a retazos,

besamos al cáncer de los tiempos.

 

amo a mi mujer.

y también a la Otra:

                                        su silencio.

 

VI

una bola de cristal es una metáfora de las edades.

1321,

                una mañana clarividente

en los bosques que manaban sangre, y árboles, y tierra

sobre el ángulo recto de dos manos.

 

VII

la mujer del pastor.

                                     el pastor.

                                                            y la Otra.

amaron mis pedazos imprecisos,

cruzaron un halago entre mis ojos.

todo el tiempo se secaba.

el tiempo

                       y sus ubres,

la culpa que huye de los cuerpos.

 

 

mi soledad,

mi soledad,

mi soledad,

 

clarividente.

 

15 de diciembre de 2011

Elaine Vilar Madruga: Narradora, poeta y dramaturga. Graduada de Nivel Medio de Música en la especialidad de guitarra clásica. Graduada del XI Curso de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Miembro de la AHS. Coordinadora y fundadora del Taller de Literatura Fantástica Espacio Abierto. Ha organizado los Eventos Teóricos de Arte y Literatura Fantástica “Behíque 2009”, así como las dos ediciones de “Espacio Abierto 2010” , “Espacio Abierto 2011”, “Espacio Abierto 2012.” Co-editora de la revista de literatura de Ciencia- ficción y Fantasía cubana Korad. Ha publicado la novela Al límite de los Olivos, Editorial Extramuros 2009; Axis Mundi: antología de cuentos cubanos de fantasía, Editorial Gente Nueva 2012. Su obra ha sido publicada en diversas antologías en España, Inglaterra, Italia, Venezuela, Argentina, Uruguay, México, Estados Unidos, Chile, Brasil y Cuba.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato