Calidad artística y riesgo

Harold López-Nussa • La Habana, Cuba

Colibrí surgió en un momento sumamente importante para “salvaguardar” la identidad y la cultura cubanas. Hoy, es difícil encontrar una disquera que grabe música no comercial, que apueste por los músicos jóvenes y por proyectos que no son ―ni serán nunca― lucrativos. Así, músicos que no grababan hacía tiempo, y otros que no hacían música de grandes medios, pudieron tener sus discos con Colibrí. Para muchos de nosotros, los más jóvenes de entonces, fue una suerte, un empuje importante en la carrera.

Imagen: La Jiribilla

Para que se tenga una idea, puedo dar fe de que en el mundo, hoy, los jazzistas son quienes producen sus propios discos y luego adquieren alguna licencia; pero nosotros, no solo no tenemos ese dinero para hacerlo de esa forma, sino que no es necesario, porque Colibrí da la oportunidad de grabar en un estudio con un nivel internacional fuerte. El criterio es puramente musical: calidad artística, riesgo.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato