CIRCUBA, una realidad sobre las pistas

Toni Piñera • La Habana, Cuba

Imagen: La Jiribilla
 

No hay dudas de que es un arte que apasiona a los cubanos. ¡Llegó el circo! Y el teatro Karl Marx, a pesar de las incesantes lluvias, albergó a los miles de espectadores en la apertura. La alegría de los niños, los rostros del asombro, expectativa, sorpresa, tensión…, regresaron con la 12 edición del Festival  de Verano Circuba 2013, que hasta el 21 de julio atrapará la atención del público en la carpa Trompoloco de La Habana, y en el Teatro Lázaro Peña donde tiene lugar el VI Concurso de Payasos Erdwin Fernández in memoriam, para luego pasar a la sala polivalente Giraldo Córdova Cardín de Ciego de Ávila, donde será la gala de clausura del encuentro el 28 de este mes.

Auspiciado por el Circo Nacional de Cuba, el Consejo Nacional de Artes Escénicas y el Ministerio de Cultura, la gala inaugural de Circuba 2013, desde su apertura maravilló por la calidad del variado espectáculo y por la novedad y singularidad de los números presentados, que hablan de los nuevos caminos que desanda el arte circense por el mundo, y en particular, por nuestro país. Bajo el título de Un día en La Habana, esta producción que involucró a la Compañía Havana, la Compañía de Danzas Tradicionales JJ y el Circo Nacional de Cuba, con idea original de Germán Muñoz, guion de Juan García y dirección coreográfica del maestro Johannes García acaparó fuertes ovaciones durante la hora y media que duró.

Imagen: La Jiribilla

Cerca de un centenar de artistas sobre las tablas pasearon por las diversas escenas que “dibujaron” una jornada desde el amanecer hasta la noche por la capital cubana. “El amanecer en La Habana”, “El juego de béisbol”, “El solar citadino”, “El circo Trompoloco” y “El carnaval habanero” constituyeron hermosas imágenes donde de manera coherente, orgánica, imaginativa y atractiva se construyó un espectáculo vivo que sumó diferentes manifestaciones artísticas: música, danza, plástica, arte circense… para colorear de alegría la amplia escena del coliseo de Miramar. Original la idea del solar y la competencia con ejercicios de acrobacia y gimnasia que involucró a artistas circenses y bailarines, y la de “El circo Trompoloco” que acercó algo de las maravillas que pasarán por La Habana en estos días de circo. Fue como un adelanto de lo que pasaría después en las distintas sedes del Festival...

Diminutos poemas circenses       

Durante el acto de inauguración Marlene Gutiérrez, presidenta del Festival dio la bienvenida a los más de 80 participantes llegados de 14 países (Alemania, Canadá, México, China, Japón, Venezuela, Italia, Brasil, Bielorrusia, Chile, Costa Rica, Argentina, Vietnam y Cuba) y al jurado internacional que otorgará los lauros, y quedó abierta en el vestíbulo del Karl Marx una exposición titulada Diminutos poemas circenses, integrada por cerca de 15 obras (pinturas y dibujos). Las artes plásticas, son, ahora un espejo donde podemos ver, pasado por el tamiz de cada creador, el circo en imágenes. Por eso, un grupo de profesores y algunos alumnos graduados de la Academia de San Alejandro que en el 2018 llegará a su Bicentenario, rindieron homenaje al “viejo” amigo del Hombre, en este CIRCUBA que reaparece en el verano para alegría de todos.

Imagen: La Jiribilla

¿Actores que interpretan el arte circense? ¿Artistas del circo que escriben poemas con el cuerpo? ¿Humoristas de la gimnasia? ¿Poetas del movimiento? ¿Bailarines?... Muchas más combinaciones e interrogantes llegan a la mente del espectador cuando se acercan a este arte milenario, mediante las obras de arte, que convocan las emociones del ser humano a través de esos hombres y mujeres que arriesgan todo, se preparan con fuerzas, dejan parte de su vida y atrapan al auditorio para recibir un aplauso que es la recompensa más preciada…

El circo con su magia, es un arte que ha crecido en el tiempo, y en el que convergen muchas manifestaciones que se entrelazan para entregar un espectáculo maravilloso. Ya sea en trabajos de grupo, como solistas, en dúos, tríos, los artistas se transforman en malabaristas, acróbatas, contorsionistas, gimnastas, y van narrando —con sus movimientos y acciones del arte circense— estas historias o diminutos “poemas” circenses, donde transpira la poesía del cuerpo, conjugado con la danza, la pantomima, el teatro, el humor…

Retozando, esta vez desde las imágenes, con sus criaturas, que indudablemente provocan muchas ideas en el espectador, y, por qué no, nuestra vocación interpretativa, se podría decir que numerosos estudios de la ciencia han disertado sobre la idea de la percepción, ya como acto del disfrute de los valores artísticos o como actividad sicológica en la que influyen los significados asimilados por la conciencia supraindividual. Para ello se han distinguido convencionalmente dos sistemas de significados: la imitación de la realidad visible transformada de manera creativa (signos miméticos) y la representación simbólica de la realidad como síntesis de recursos expresivos que dotan de una multitud de ideas abstractas al objeto representado (lenguaje simbólico  y metafórico).

Desde esa mediación simbólica, que en su trayecto de progresiva transformación pierde todo atuendo de legibilidad real para presentarse como simulacro, nos sorprenden los personajes y las creaciones que desata el talento de estos artistas de la plástica que llegan siempre enérgicos, con una carga de simpatía que viene desde adentro, donde formas y tonalidades se conjugan para dar el todo.

Acrílicos, óleos, crayolas, creyones, aguadas se entremezclan en telas, cartulinas, papeles… en una simbiosis  que regala instantes extraídos de ese tiempo mágico en que la realidad se vive con intensidad desde la pista multicolor donde vuela la imaginación y la verdad para sacarnos del tiempo y llevarnos a otra dimensión que se acerca a los sueños… La magia del circo y de la pintura tocan puntos comunes, se mueven por vasos comunicantes y nos vuelven a hacer soñar desde esta bidimensionalidad amplia, que desborda el estrecho marco del cuadro para hacernos vivir otra vez el Circo con sus emociones, la carga de vitalidad, colorido, destreza, perfección… Los cuerpos flotando en el espacio, los disímiles personajes o los ejercicios que dejan boquiabiertos al espectador se trasladan ahora a las líneas, formas y colores, en saludo a un arte mayor que está cerca del Hombre y sus sueños más íntimos.

Las funciones

En esta edición se observó, desde el mismo comienzo, un detenido trabajo de selección de números, técnicas y variedades, que han regalado funciones balanceadas y ágiles, donde no falta el colorido y el humor. Una de las más fuertes ovaciones de la noche las compartieron, sin duda, un grupo que llega con grandes posibilidades de alzarse con uno de los primeros lugares del certamen, por la originalidad de reunir en él belleza, lirismo, destreza, colorido, propios del folclor oriental: se trata de la Fuyong Acrobatic Art Troupe (China) que compite en dos especialidades: Equilibrio en torres humanas con hula hoop (fue una de las sensaciones de la inauguración) y Contorsiones múltiples. Esta última es un fértil campo donde se reúne la estética, la sincronización y habilidad máxima de las muy jóvenes intérpretes que entregan un espectáculo, casi irreal, que maravilla y hace temblar al auditorio con las ovaciones.

Imagen: La Jiribilla

De Canadá (Circo Fantástico) llegaron cuatro hermosas y diestras féminas con el Trapecio cuádruple, en el que realizan ejercicios de alta complejidad y sentido de belleza que desatan las emociones en lo alto; mientras que el laureado malabarista japonés Arata Urawa en la especialidad de Diábolos ofrece una lección de cuánto se puede hacer aún en este arte milenario que no escapa a la originalidad y los nuevos tiempos. Con suma habilidad, talento y soltura construye un número donde se aúnan muchos adjetivos calificativos para sorprender al espectador que luego lo agradece con fuertes aplausos y ¡bravos!

De México, aunque con música de Tango, apareció en la pista el dúo Cardio del célebre Circo Atayde Hnos. con un singular espectáculo de equilibrio en Percha aérea. Un hombre y una mujer evidencian profesionalismo, sangre fría y mucha fuerza en la difícil prueba de hacer trapecio fijo en cerca de diez metros de altura apoyando la percha en su cabeza y luego en el hombro a los acordes de las milongas… A ritmo de samba, con amplia sonrisa, humor y una habilidad a prueba de emociones irrumpe pleno de virtuosismo/alegría de la mano de un temperamento enérgico, el malabarista Rogério Piva —por supuesto que de… Brasil— para contagiar a niños y adultos con sus trabajos que han sido, sin duda, uno de los instantes esperados en este Circuba 2013.

Megan y José, del Circo Nacional de Venezuela aportan un instante donde se reúne lirismo-fuerza en un Adagio acrobático de mucho colorido y precisión, cuerdas por las que se mueven también el Dúo D & G (Italia-Canadá) en el género de gimnasia (Trapecio fijo), mientras que el toque de equilibrio e hilaridad lo aportan dos jóvenes de la Universidad Mesoamericana de Puebla (México) en la especialidad de Rolan y escalera. Otros artistas de Bielorrusia, República Dominicana, Alemania, México… traen mucho que decir con sus cuerpos en sus respectivas especialidades.

Los payasos cubanos: Metebulla y Pestillo, Felipón, Tico y Giobi —participantes en el VI Concurso Internacional  de payasos Erdwin Fernández in memoriam que hasta el 21 de julio cruzará por el teatro Lázaro Peña—, desandan la pista regalando instantes muy simpáticos con su carga de humor y alegría para amenizar el tiempo, y con sus gags y travesuras añaden el toque de hilaridad para aliviar las tensiones.

Nuevos caminos del circo cubano

La presencia cubana en esta 12 edición del Festival es muy comentada, pues, al lado del profesionalismo/virtuosismo de los artistas circenses del patio que ha sido reconocido internacionalmente en el tiempo, se suman otras intenciones/realidades de nuevos conceptos, una estética más acorde al siglo en que vivimos, música…, que lo enrumban hacia caminos originales. Deslumbran las ideas a la hora de hacer circo en concordancia con la técnica, los diseños de vestuario, algunos realizados por célebres diseñadores nuestros como el caso de Abraham, que sin duda suman al enriquecimiento de este arte.

Compañía Havana es artífice de estos caminos singulares por donde se enfoca nuestro arte circense. Y los números que llegan al Circuba 2013 así lo demuestran. Uno tras otro atraen por la calidad artística donde se conjugan los valores propios de las especialidades y los conceptos.  El grupo de Barra fijas con doble ranca irrumpen cada noche con fuerza en la improvisada “pista” para desatar los mejores ánimos, en un espectáculo que llega hasta los novedosos trajes que añaden puntos a su quehacer. El toque de lirismo, teatralidad y arte del bueno donde sale a flor de piel su desempeño actoral, sin olvidar la técnica y la fuerza, lo entrega en lo alto el talentoso joven gimnasta Iyolexán en sus Cintas aéreas en una labor que causa la admiración de todos. Seis hermosas mujeres gimnastas, ataviadas con un vestuario singular que recuerda elementos de la fauna, transforman la carpa en un lugar de sueños con sus ejercicios en la especialidad de Polldance donde música, movimientos, ritmo y agilidad hacen volar la imaginación. Y el Trapecio volante (dos chicas y cuatro muchachos) aporta la máxima tensión de la jornada. En las alturas, ellos ejecutan con maestría las difíciles rutinas, demostrando valor, pericia y dominio técnico en un número de mucha complejidad. Pero, como nada es perfecto, llega algún que otro contratiempo, y no se concreta un ejercicio y alguien cae a la malla (¡cosas del arte circense!). Pequeño desliz que no opaca un ápice el valor y técnica de los jóvenes, y que será saldado en los próximos días. Madera tienen en el trapecio…

Imagen: La Jiribilla

Por supuesto que los artistas del Circo Nacional de Cuba, también presentes en la competencia y optando por los Premios (Grand Prix, las Estrellas de oro, plata y bronce, la Popularidad, Interpretación, Crítica e Imagen, entre otros), enseñan credenciales muy contemporáneas como la de Hiurkis (Telas aéreas) que se transforma en una ágil araña que atrapa al auditorio con su acto, y el hermoso dúo Acrodance que en su equilibrio sobre taburetes deja boquiabierto al público con sus acrobacias y establece que el circo en Cuba está vivo y renovado.

Hay que añadir y subrayar la labor de la orquesta dirigida por el maestro Ramón Núñez, que aporta brillantez al espectáculo —algo que se ha ganado en los últimos tiempos en Circuba.

Nuevos valores jóvenes y otros consagrados en los disímiles instrumentos aportan excelencia al dinámico espectáculo del 2013 que, una vez más, es conducido por el maestro de ceremonia Frank Mesa.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato