Rohayhu Paraguay

Gabriela G. Azcuy • La Habana, Cuba

La toponimia guaraní de los sustantivos Uruguay y Paraguay genera en la conciencia colectiva cierta traslación de sentidos que repercute en la pérdida de autonomía de estos espacios entre sí. Aunque es el Paraguay quien generalmente sale afectado en este binomio, pues a nivel internacional, debido a muy diversas razones, existe un mayor reconocimiento de Uruguay como país.

Es por ello que el dúo creativo de Erika y Javier, ha considerado pertinente —con ese matiz irónico/satírico que los caracteriza— titular a su más reciente exposición, Esto no es Uruguay. De este modo, presentan a un Paraguay real, marcado por la imposición del sistema económico y cultural de las élites de poder, que incide sobremanera en el cruento tercermundismo que los agrede. 

Sita en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, la exposición reúne un gran número de piezas realizadas desde el año 2000 hasta el presente; donde se conjugan diversas manifestaciones como la fotografía, el video arte y video performance, la escultura y la instalación. Lenguajes de los que se sirven para narrar y reflexionar los intersticios de la nación guaraní.

La formación y procedencia de ambos artistas coloca a Cuba como un espacio bisagra entre los creadores. Pues Javier López, cubano de nacimiento, se formó en la Academia de Bellas Artes de San Alejandro, aunque su maduración posterior como artista se dio en el vecino país latinoamericano. Y en el caso de Erika Meza, quien sí es nacida en el Paraguay, realizó sus estudios en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños. De ahí que traer a Cuba la exposición que hoy proponen, supone para ambos un agrego con cierto hálito especial.

Además, la relación de trabajo con Cuba ya se había hecho evidente desde la décima edición de la Bienal de La Habana (2009) cuyo eje temático era: Integración y resistencia en la era global. Algunas de las piezas que hoy exponen, fueron mostradas en aquella edición; pues desde entonces ya la curadora Margarita Sánchez Prieto comenzaba a trabajar con la obra del dúo.

Imagen: La Jiribilla

Al interior de la exposición, la curadora distinguió tres núcleos temáticos: Economía, Memoria e identidad y Legitimidad dentro del campo cultural.

En el primer núcleose encuentran videos como “The colonial realityistheonlyrealitywehave” (2007), audiovisual donde son registrados los criterios de un hombre que se debe a su país. Atado por cadenas  a la escultura de una virgen, figura que él considera símbolo del colonialismo y la imposición cultural explica la verdadera postura de la elite hegemónica. A ambos lados del hombre los artistas se colocan en señal de apoyo, mientras un grupo de personas se va congregando a su alrededor. Sus palabras resuenan por todo el parque y Erika y Javier expresarían como colofón de su discurso que “Toda experiencia contemporánea es una experiencia colonial”.

“Crédito Chino”es un video alegórico protagonizado por una mujer (al parecer la propia Erika), la cual va achinando sus rasgos, paulatinamente, hasta el punto del dolor y la ceguera. Esta metamorfosis es una alegoría a la economía del Paraguay, la cual ha recibido fondos del gobierno chino para impulsar su desarrollo; dinero que ha ido a parar a otros lares personales, embargando cada vez más las arcas estatales.

En “La ciencia de la explotación” la propia artista, vestida  a la usanza de las galoperas guaraní, danza alrededor de un grupo de botellas Coca Cola colocadas en un puente frontera. Luego de su baile decide sentarse sobre ellas y meditar en modo zen. Sus reflexiones sobre las condiciones de la economía, son también una llamada de atención, pues el basamento donde ella se ha sentado, el producto de importación y las trasnacionales, es el que “sostiene y soluciona” al Paraguay.

“Haciendo Mercado” es uno de los videos más conocidos del dúo, la proyección se ubicó en una única sala, a manera de inicio de toda la muestra. Sin duda, es una pieza extremadamente inteligente, que utiliza la mordacidad y a la vez imprime cierto matiz lúdico. Al cuerpo de un chamán guaraní, ha venido a hablar nada más y nada menos que el creador del llamado marketing estratégico o sistema de análisis, Philip Kotler. La incongruencia de las realidades reafirma el desconocimiento del primer mundo y sus estrategias, sobre las verdaderas condiciones de la supuesta periferia a las cuales “trata” de aplicar los mismos mecanismos de desarrollo.

En el segundo grupo, Memoria e identidad, el díptico perteneciente a la serie Derechos sexuales y reproductivos del arte político latinoamericano está compuesto por las fotografías de un hombre y una mujer de rasgos latinoamericanos bien marcados. Su ubicación museográfica es una frente a otra, posición que permite reproducir, quizá, cierta tensión sexual. Ambos portan un elemento que remite a la idiosincrasia norteamericana, la gorra del FBI y la tiara a la usanza de las Miss; “las piezas de la serie plantean una reflexión acerca de las estrategias empleadas en las obras que clasifican dentro de la etiqueta ‘arte político latinoamericano’, en cuanto a sí el gesto debe subordinarse al ícono o la inversa”[1].

También aparece la imagen de la galopera guaraní en “Cultura apatukada”, esta vez, haciendo el baile de la botella frente a un espacio institucional. En la zona pública ella se somete a ser totalmente encadenada, mientras los funcionarios del lugar entran tratando de obviarla; hasta que trabajadoras del centro salen a reclamarle tal desfachatez contra los directores y personalidades de la institución. Ellas no perciben cómo el símbolo de la cultura guaraní devenido ‘estereotipo folclórico’ es coartada‘sin poder hacer nada, o casi nada, que no es lo mismo, pero es igual’.

Imagen: La Jiribilla

El trabajo escultórico del dúo podría clasificarse de no convencional. Tal es el caso de “Hierros”, una figura amorfa de pequeño formato, colocada dentro de una vitrina. Acompañada de las cuatro fotografías de los objetos originales que fueron fundidos, la escultura, refiere un pasado bélico que arrasó y destrozó al territorio paraguayo.Pues los autores mezclaron cuatro armas de las utilizadas en la Guerra del Chaco, disputa entre bolivianos y paraguayos por la hegemonía sobre el territorio del Chaco Boreal. Las imágenes de las armas descubren una punta de bayoneta, una granada y casquillos de bala, dos pertenecientes a cada bando e igualmente dos de bronce y dos de hierro. El resultado visual de la obra descubre un pasado confuso marcado por los propios desastres de los enfrentamientos.

Como colofón de la muestra hay también otra escultura de mucho mayor formato que se inserta dentro del plano de la instalación, y es acompañada igualmente por imágenes, “La Rama dorada”. Perteneciente al grupo de Legitimidad dentro del campo cultural, la figura del árbol es utilizada para cuestionar directamente a las supuestas soluciones que los organismos internacionales, en este caso la UNESCO, promueven para los países subdesarrollados. “Se trata de un árbol cuyas ramas están construidas con las firmas en colores iridiscentes de los presidentes de la UNESCO desde el momento en que se fundó hasta hoy. Las ramas alegorizan su alcance global y las firmas su autoridad y poder de legitimación de sus actos (…)” [2]

Esto no es Uruguay se descubre ante el público cubano como una propuesta en extremo comprometida, que intenta difundir y problematizar sobre la realidad del Paraguay. Situación que le es común a muchos de los países latinoamericanos. La obra de Erika y Javier siempre en proceso, es totalmente comprometida, desde la intervención espontánea, y sin crear una solemnidad tecnológica. La defensa de la cultura guaraní para ellos se ha convertido, sin duda, en estandarte.

 

[1] Margarita Sánchez Prieto: “Erika y Javier: desmontando estereotipos”  en Palabras al Catálogo de la exposición Esto no es Uruguay. Centro Wifredo Lam, La Habana, julio-agosto de 2013.

[2] Ibídem.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato