Exposición de jóvenes artistas cubanos en Galería Habana

Trece no tiene por qué ser mala suerte

La creciente sofisticación tecnológica de los artefactos fotográficos, la ampliación de los soportes capaces de revelar la imagen y la definitiva autonomía de sus representaciones como hecho artístico en sí mismo al margen no solo de las convenciones impuestas por la captación instantánea sino de la tradicional exigencia pictórica, han introducido a escala mundial una nueva codificación estética y una percepción diferente de sí mismos por quienes ejercen el oficio.

Tuve la certeza de ello cuando un fotógrafo norteamericano (Andrés Serrano), presente en la última Bienal de La Habana, se negó a ser considerado como tal y explicó: “Yo no soy un fotógrafo, soy un artista que utiliza la cámara y las técnicas fotográficas como pudiera ser un pincel, una espátula, una gubia, un cincel o una plumilla”.

Esa intención permea el trabajo de 13 artistas cubanos, muy jóvenes, convocados por la curadora Elvia Rosa Castro para mostrar sus realizaciones este verano de 2013 en la Galería Habana. El título proviene del número de expositores, 13, y de la costumbre de evitar pronunciar la cifra por aquello de que trae mala suerte. Los cubanos decimos “tócate” para suplir la cuenta resultante del “12 + 1”.

Imagen: La Jiribilla

Pero también observo la intención de cada uno de ellos de saberse “tocados” por la subversión de los códigos fotográficos. Nadie busque en la muestra huellas del fotoperiodismo ni de las convenciones de la llamada fotografía de arte. Pareciera que los expositores se han puesto de acuerdo para operar, con las herramientas fotográficas disponibles, representaciones y nociones cuestionables.

Con relación a la exposición, su curaduría y selección, la propia Elvia Rosa apunta en las palabras del catálogo: “…Tócate, es una muestra nacida entre el encargo y el despropósito. Sin una idea intelectual a priori que sustentara esta u otra selección. Tenía otra cosa bien clara: quería presentar algo fresco o, al menos, visualmente atractivo, dinámico y heterogéneo. Sin prejuicios. Que sin aspirar ser una compilación (¡ni lok!), fuera panorámica… Así se fue armando Tócate, y lo que había nacido del despropósito fue articulándose a expensas de mis intereses intelectuales… Tócate es, en cierto sentido, una lección de historiografía y descubre que muchos jóvenes están metidos en algo serio, incluso aquellos cuyas propuestas van sobre el conceptualismo más abrumador”.

Imagen: La Jiribilla

Así, a Donis Dayán  por ejemplo, le inquieta el paisaje cartográfico heredado y se inventa otro en el que deja su huella la realidad virtual. Rigoberto Díaz invierte la mirada de una mesa de reuniones donde se supone se hayan tomado decisiones trascendentales hasta 1965. Álvaro José Brunet se adscribe a una simbología contrastante, quizá demasiado evidente. Angélica Ermus traduce un microcosmos gestante. Kenia Arguiñao y Julio César Llópiz, cada cual a su modo, navegan en las aguas del realismo documental con elementos conceptuales. Jesús Hernández, el Güero, sobre impone billetes y monumentos en un inteligente trabajo que va más allá de la fotografía. Ernesto Quintana, presenta una obra cercana con figuraciones insulares.

Ranfis Suárez y Jorge Otero coinciden en vérselas con referencias históricas iconográficas establecidas: el primero apuesta al detalle ingenioso,el segundo dramatiza la puesta de la imagen hasta la conmoción. El contraste conceptual, a partir de la paradoja, es la vía escogida por Senén Tabares en su realización.

Imagen: La Jiribilla

Néstor Sire apuesta por la concentración compositiva y el nivel de elaboración tropológica; la obra de Rafael Villares por la atmósfera lírica, cuasi melancólica que condensa y complementa con elementos sonoros.

Nada es definitivo en este muestrario. Si acaso la intuición de que algo se está moviendo en el arte cubano que emplea la fotografía y sus técnicas actuales como modo de expresión. Y no es, precisamente, producto de la mala suerte.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato