Ricardo Patiño, canciller de Ecuador

La chispa del Moncada se convirtió en un fuego liberador

La Jiribilla • Santiago de Cuba, Cuba

Aquel asalto puso en alto una marea revolucionaria que se desbordó a todo el continente, expresó el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, en el acto por el aniversario sesenta de los asaltos de los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes

«Cómo expresar con palabras la emoción de estar aquí y de conmemorar con sus protagonistas una gesta de tan alto significado para todos nosotros», dijo el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, en alusión al aniversario sesenta de los sucesos del 26 de julio de 1953.

En nombre del pueblo ecuatoriano y de su presidente Rafael Correa, el canciller transmitió al pueblo de Cuba «calurosos abrazos desde la mitad del mundo», y afirmó: «Esta querida Cuba constituye una fuente de inspiración para el pensamiento y la praxis revolucionaria de todo el continente y del mundo entero».

En sus palabras, el amigo de la Isla recordó que este 26 de julio se han cumplido sesenta «desde que la teoría se puso en práctica; sesenta años desde que un grupo de jóvenes decidieran atacar el símbolo de la dictadura batistiana».

«En términos prácticos, comentó, aquel 26 de julio significó un revés, pero la guerra del pueblo cubano contra el yugo de aquel régimen recién había empezado. Solo unos años después aquella chispa del Moncada se convirtió en un fuego liberador, en una lección de vida que nos enseñó a las generaciones que vinimos después a tener fe en nosotros mismos».

Esta ceremonia, afirmó el canciller ecuatoriano, muestra de manera contundente que aquel asalto puso en alto una marea revolucionaria que se desbordó a todo el continente. «La historia de América Latina puede entenderse mejor si establecemos un antes y un después del asalto al Moncada, y del necesario correlato de la Revolución y su triunfo».

Patiño destacó cómo muchos latinoamericanos engrosaron las filas del socialismo con la lectura del histórico alegato expuesto por Fidel Castro durante el juicio del Moncada: La historia me absolverá.

«Con el asalto al Moncada —reflexionó Patiño— se encendió una chispa en América Latina, una chispa que no se apagará», agregó.

Puntualizó que muchos fueron los movimientos sociales y revolucionarios que, imbuidos por esta gesta del 26 de Julio, empezaron a emerger en cada rincón de nuestra América.

«Algunos de esos jóvenes combatientes —aquí presentes— y y otros jóvenes de hoy, dirigen los destinos de Cuba. Y los jefes de Estado de nuestros países son hijos de la Revolución Cubana, de los que aquel día asaltaron los dos cuarteles, el de Santiago y el de Bayamo, en aquel año 1953.

«El triunfo de la Revolución cubana en 1959 —nutrida de la gesta de entonces— lanzó un mensaje claro: que los sueños de emancipación pueden hacerse realidad si se lucha con tesón.

«Desde el Ecuador seguimos y apostamos por la lucha cubana y por sus sueños. Ante la memoria de los mártires del Moncada condenamos el criminal bloqueo contra este pueblo hermano querido.

«Si existe algún consenso a nivel mundial (y que se ha visto en la ONU), es el consenso en torno a la condena contra el bloqueo. ¿Qué consecuencia ha tenido? Los Estados Unidos no han sido condenados. Cuando eso ocurra se habrá empezado a imponer la justicia como lo proclama la carta fundacional de las Naciones Unidas.

«¡Qué cinismo, el campeón de las injusticias y del terrorismo, acusando a Cuba! El campeón del terrorismo. Este bloqueo tendrá que terminar. Ahora nosotros actuamos en bloque en apoyo de Cuba. Así sucedió este 12 de julio en la reciente Cumbre de Mercosur, en Montevideo, donde condenamos a Estados Unidos vigilando a los pueblos.

«Y condenamos también lo hecho a Evo Morales. Los que se hacían los desentendidos han tenido que pedir disculpas al Presidente de Bolivia. Lo hemos anunciado y para eso el Moncada sirvió de mucho.

«Ya el patio trasero yanqui ya no está en América Latina. No sé quién se brindará o se ofrecerá para serlo. Pero para eso que no cuenten con nosotros.

«La Historia Me Absolverá de Fidel trazó un camino. Y puede decirse que la Historia lo absolvió, no solo lo absolvió, sino que ahora le rinde merecido tributo a él y a su pueblo. El mundo le canta a Fidel: «Fidel, Fidel, ¿qué tiene Fidel que los americanos no pueden con él?» Pues tiene dignidad, coraje, grandeza, liderazgo universal.

«¡Viva la Revolución Cubana! ¡Viva la Revolución Latinoamericana y caribeña!»

Con información de Juventud Rebelde

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato