Cubadebate:
la interacción con sus audiencias

En el socialismo cubano, erigido sobre el consenso y la participación popular, la interacción de los medios y el pueblo al que se deben debiera ser objetivo y esencia.

Los medios digitales son un escenario propicio para ese intercambio con las audiencias.

Internet y las nuevas tecnologías están cambiando al periodismo. No solo han venido a acelerar la inmediatez noticiosa de la que blasonaron en su tiempo la radio y la televisión (ya se busca la instantaneidad), y han permitido concentrar en una pantalla la noticia vista desde múltiples medios; sino que también han servido para erosionar el monopolio informativo de los medios y han convertido el hecho comunicacional en los medios de un proceso unidireccional en uno de direcciones múltiples.

Imagen: La Jiribilla

Si bien los periódicos, la radio y la tv tradicional abrieron espacios de participación a sus audiencias, en los medios digitales estos pueden recibir respuestas, reacciones, análisis y aportes de sus lectores, oyentes y televidentes de manera instantánea, en múltiples canales de conversación.

En el periodismo moderno, un modelo comunicativo basado en leer noticias de manera unidireccional, sin poder comentarlas, compartirlas o reenviarlas, carece casi de sentido. Como señala el catedrático español Enrique Dans: “Hoy, un medio ya no puede ser un simple lugar al que acudir en busca de noticias: tiene que ser, además, una máquina de café virtual donde poder convertirlas en el sujeto de una conversación”

En ese sentido socializador, múltiple, se basa el actuar de Cubadebate, el medio digital más visible de la web cubana, que el próximo 5 de agosto cumplirá sus 10 años de fundado.

Si su propósito fundador en 2003, por voluntad e iniciativa de un grupo de periodistas cubanos y colegas extranjeros —como la recién fallecida amiga Bernie Dwyer— fue abrir un debate con el mundo desde la verdad y con los argumentos de la Revolución frente a las manipulaciones y mentiras de los grandes medios; ese empeño se multiplicó, hacia adentro y hacia afuera, con el paso en junio de 2009 a la nueva versión de Cubadebate, sustentada en las herramientas de la web 2.0.

La interactividad marcó nuestro trabajo. Las redes sociales multiplicaron el mensaje y el debate. Solo en Facebook sostenemos 30 sitios de temáticas diversas, con más de 704 000 seguidores. El más notorio es el sitio oficial de Cubadebate en Facebook con más de 133 mil seguidores.

En Twitter, de otro lado, administramos 33 cuentas con un alcance de más de 1 millón 24 mil seguidores. El gran cañón en esta red es la cuenta “Reflexiones de Fidel”, con 401 159 seguidores.

Pero el más notorio aporte al intercambio y la riqueza de nuestro sitio lo han aportado los comentarios de los lectores. Han contribuido a los contenidos, los han criticado, nos sugieren temas, nos alertan de noticias, denuncian ilegalidades o maltratos, reconocen buenas gestiones, ofrecen apoyo revolucionario a las grandes tareas y metas de nuestro proceso, proponen soluciones a los problemas. Esa riqueza incluye además nuestras insuficiencias educacionales presentes en no pocos comentarios y también el odio de los enemigos.

No son pocas las veces en que deleita más leer los sabios y apasionados comentarios de nuestros lectores que el propio trabajo que los generó.

Si casi el 80% de los lectores de Cubadebate son del exterior (aunque Cuba como país individual es el que más visitantes aporta), los comentarios son absolutamente mayoritarios de nuestros compatriotas, que han trasladado su opinión de la parada, el pasillo, la bodega o la reunión a este medio digital de la Revolución.

En estos 4 años, Cubadebate ha publicado más de 440 500 comentarios de nuestros lectores. ¡Cuánta riqueza colectiva!

El milagro de la interactividad digital nos permite palpar al instante el apoyo de nuestro pueblo a las palabras de Raúl en la recién concluida Asamblea Nacional, o el fanatismo delirante que generó el triunfo de Villa Clara en la recién concluida Serie Nacional de Béisbol (un récord de más de 1000 comentarios).

Más allá de su artículo, nuestros periodistas debaten en los comentarios con sus lectores y enriquecen sus argumentos. Si algo ha lastrado esta interacción con una parte activa de la audiencia cubana ha sido la participación de los organismos y entidades del país en este debate. Halagados o criticados, interrogados o emplazados, la mayoría prefiere el silencio al debate revolucionario.

Pero siempre existe gente de avanzada como el colectivo de LACETEL (Instituto de Investigación y Desarrollo de las Telecomunicaciones) que se apoderó del debate sobre la TV Digital en nuestras páginas virtuales, respondiendo interrogantes, esclareciendo opiniones, haciendo sugerencia, intercambiando con los lectores de una manera diáfana, con nombre e ideas propias, con frescura, sin limitaciones, aportándole una riqueza inédita a la información sobre un tema como este, tan novedoso para el país.

El Director General de LACETEL, el Dr. Glauco Guillén, un apasionado de lo que hace, decía recientemente a Cubadebate sobre el involucramiento en este intercambio con nuestros lectores: “…nos resulta algo relativamente natural responder todas aquellas preguntas de corte técnico, las normas, sus características, sus ventajas… Nos pareció que era una contribución importante para resolver cualquier tipo de dudas que puedan generarse ante el cambio que significa una nueva tecnología”. Y, ¡cuánto contribuyeron y siguen contribuyendo en ese esclarecimiento necesario!

También lo hicieron, a menor escala, pero con igual loable empeño, los compañeros de ETECSA, tras la publicación de los principales puntos de su comparecencia en la Mesa Redonda de junio pasado. Y siempre hubo puntos aclarados, quejas recepcionadas, asuntos solucionados.

¿Cuánto pudiera aportar a nuestra democracia directa ese intercambio revolucionario, comprometido y sensible, de nuestras instituciones con el pueblo a través de los medios de comunicación?¿Por qué los organismos, las instituciones no aprovechan estos espacios para dar sus puntos de vista, informar, aclarar, argumentar? ¿Hay que orientar, en una Revolución Socialista, qué se debe responder al pueblo?

Ya hubo quienes dieron los primeros y fructíferos pasos. Estas experiencias muestran el valor de la comunicación en el afianzamiento y consenso de nuestro sistema social.

Les informo que, a partir del 13 de agosto, Cubadebate comenzará de conjunto con DESOFT y ETECSA un servicio de titulares por sms para celulares, a tono con un país que ya este año llega a los 2 millones de líneas celulares en servicio.

También les adelanto que la Mesa Redonda busca esos derroteros de una mayor presencia de la opinión popular. A partir de agosto los temas nacionales que se analicen tendrán un programa para la exposición de los organismos y otro para la respuesta a las inquietudes y opiniones de de nuestro pueblo.

Comunicar, Interactuar, Revolucionar, he ahí parte importante de nuestros grandes retos.

Ponencia presentada en el 9no Congreso de la UPEC el 13 de julio de 2013 para abrir el debate sobre el tema Medios, Política y Audiencias.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato