Música

Buena Vista en Cubaland

Mabel Machado • La Habana, Cuba

En enero próximo, por primera vez en su historia, el grupo Buena Vista Social Club estará de gira por Cuba. Sentado entre Eliades Ochoa, Omara Portuondo, El Guajiro Miranda y Barbarito Torres, y sosteniendo con la mano derecha —como quien presta juramento— la hoja de papel que describe el itinerario, Jesús “Aguaje” Ramos, el director de la orquesta, hizo el anuncio esta semana ante la prensa local.

Imagen: La Jiribilla

“Este ha sido un proyecto muy deseado por todos”, afirmó el trombonista en nombre de los 15 integrantes de la agrupación, probablemente la más conocida del país en las redes internacionales de presentación y distribución de la música. El director aseguró también que las actuaciones del Buena Vista por toda la Isla “estarán basadas en su repertorio clásico” y, sin ofrecer más detalles, guardó el pliego con la información en el bolsillo, dejando en suspense a toda la audiencia.

Aunque no se han divulgado las fechas exactas de los conciertos y las ciudades en las que se tendrá el privilegio de disfrutar en vivo de estos músicos, cabe imaginar que la gira será uno de los acontecimientos más importantes del año 2014 para la cultura nacional. Paradójicamente, tras la creación del grupo en 1996 y su posterior ascenso a la fama mundial como representantes de lo más tradicional y valioso de la música cubana, sus integrantes no han interpretado juntos el conocidísimo “Chan Chan” en Holguín, la provincia que sirve de escenario a este tema de Compay Segundo; ni jamás han tocado la “Guantanamera” en ese lugar del Oriente del país que le da nombre a la canción. Los músicos están en deuda con una buena parte de los ambientes que han dado vida a las canciones distintivas de la orquesta.

El público de La Habana, que sí ha podido ver en escena al Buena Vista, esperará, sin duda, una nueva presentación en la ciudad como parte del recorrido que se anuncia. Sobre todo porque el grupo es un ave rara en el circuito doméstico consagrado al espectáculo, y porque sus discos no han sido licenciados con sellos nacionales.

Tras los primeros shows de la orquesta en Ámsterdam (1998) y luego en el neoyorquino Carnegie Hall con el guitarrista Ry Cooder a la cabeza, han llovido para el Buena Vista los compromisos internacionales. Este agosto, por ejemplo, la orquesta concluyó una gira por una veintena de naciones europeas, donde ofreció en total 24 espectáculos. Para septiembre planean asistir al Billboard Live Tokio y al festival de jazz de la capital japonesa, dejando menos de cinco días por medio antes de partir a los EE.UU. En el país norteño permanecerán alrededor de un mes para ofrecer otras dos decenas de conciertos, lo cual representará un hito para la orquesta, que en los últimos años se ha mantenido realizando unos 3 o 4 espectáculos cada vez que visita ese país. 

Por otro lado, algunos músicos del Buena Vista mantienen muy activas sus carreras individuales, como es el caso de la cantante Omara Portuondo, quien acaba de obtener un Premio Especial en el certamen Cubadisco con su último fonograma Anhelos (EGREM). Ello, sin mencionar otros detalles que limitan la posibilidad de que se realicen actuaciones conjuntas, como el hecho de que La novia del feeling colabora hoy con una parte significativa de las grabaciones de músicos cubanos. Otro tanto corresponde al cantautor Eliades Ochoa, pues después de haber ganado un Grammy Latino 2012 por su placa Un bolero para ti (EGREM), prepara otra producción discográfica con el sello Bis Music, en la cual retoma algunos temas que interpretara hace 40 años con el cuarteto Patria.

Imagen: La Jiribilla

Después de toparse con estas noticias y a pesar de conocer las virtudes musicales de cada uno de los miembros de la agrupación que inmortalizó el alemán Wim Wenders en su documental nominado al Óscar (2000), hay quien siempre se pregunta por qué siguen siendo tan admirados estos veteranos que interpretan sones, changuises, guarachas y chachachás con sabor añejo. Además de la respuesta obvia: aquellos son los temas de la era dorada de la música en Cuba (entre los años 30 y 50 del siglo XX), está la respuesta trivial: el folclor y lo vintage son atractivos y funcionan en el mercado. Sin embargo, mucho más convincente resulta el propio Eliades Ochoa, cuando habla de la unidad del Buena Vista y de su constancia en el trabajo:

“El público siempre merece más, por eso cuando vemos que las cosas están bien comenzamos a darle brillo”, expresó el guitarrista y compositor santiaguero luego de contar cómo se abarrotaron los shows del grupo en su reciente gira por salones, teatros y estadios de Europa, a los que asistieron —para asombro de los propios músicos— cientos de jóvenes que coreaban en español los temas más populares de la orquesta.

Para Ochoa, este es el resultado de la aceptación que ha ido ganando la tradición musical cubana en el mundo: “En lugar de hablar del Buena Vista deberíamos hablar de lo que está sucediendo con nuestra música, pues la acogida que han tenido estos conciertos demuestra que nuestra cultura ha echado raíces”.

El Buena Vista ha tenido que renovarse tras la muerte de algunas de sus fundadores (Compay Segundo, Rubén González, Ibrahim Ferrer, Pío Leyva, Puntillita, Angá Díaz y Cachaíto López), sumando a jóvenes artistas de primera línea como el pianista Rolando Luna y los vocalistas Idania Valdés y Carlitos Calunga. “Antes tocábamos para vivir y ahora necesitamos más vida para seguir tocando”, acostumbra a decir el autor de “Píntate los labios María” cuando se le pregunta por el futuro del grupo. No obstante, los veteranos celebran la participación en el proyecto de estos músicos de otras generaciones, quienes estarán también en el periplo cubano. “Cuando oían al Buena Vista del principio –dice Eliades Ochoa- y cuando oyen al Buena Vista de ahora, lo importante es que la gente sabe que está en contacto con la esencia de la música cubana”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato