Solo en Cuba pasan estas cosas

Guille Vilar • La Habana, Cuba

Toda mi vida, he sido un asiduo espectador de los buenos conciertos que se ofrecen en nuestros teatros. Por razones diversas, hacía un tiempo que no frecuentaba las propuestas más recientes del maestro Frank Fernández, hasta la que tuvo lugar el pasado jueves en la Sala Cobarruvias del Teatro Nacional. Enseguida me percaté que este alejamiento involuntario, realmente funcionó como el necesario distanciamiento en el arte que nos permite acceder a renovados puntos de vista.

Para nadie es un secreto que en el contexto universal de la música, hay personalidades que al presentarse en concierto, bien se distinguen por un talento impresionante mientras que otros están marcados por el don del virtuosismo o los cubre una carismática personalidad. Pero en el caso del pianista Frank Fernández, la respuesta del público que estuvo junto a él en esa memorable noche, es el mejor referente de la veracidad de nuestras palabras.

Desde los primeros minutos, una especie de encantamiento, impide la menor distracción.

Ya sea en la interpretación de piezas de Ignacio Cervantes, de Federico Chopin, de Amadeus Mozart o de su propia inspiración, somos testigos de una entidad musical en estado puro, que por el poder de la onda expansiva de semejante expresividad, se fusionan el talento y el virtuosismo de Fernández en el centro de su alma.

Es algo así como que por mucho que intentemos describirlo, hay que ver en directo actuaciones como esta para su total aprehensión. No obstante, una vez atenuada la desbordada pasión, se devela la magia de la noche.

De este modo, nos percatamos que solo en Cuba se comprende cómo un abarcador conglomerado de espectadores está por encima del desperfecto ocasional del aire acondicionado, al quedar absortos por la calidad del concierto. Solo en Cuba, una figura del rango artístico de Frank Fernández está dispuesta a salir a un escenario donde se encuentra con el ventilador al lado de su banqueta y solo en nuestro país él es capaz de pedir permiso, con la mayor naturalidad, para quitarse el saco y se lo aprueban con un cerrado aplauso. Como nunca antes, sentí al maestro profundamente humano, pero sobretodo muy cubano. Esa distancia que tendemos a establecer entre nosotros y aquellos artistas que admiramos y respetamos, se esfumó. Quizás esta sensación tuvo que ver con el hecho de que Frank dialogara mucho con los espectadores, explicándole las características de cada obra a ejecutar. Se le sentía relajado, en confianza, como si todos hubiéramos estado apretados, en la sala de su casa.

De ninguna manera, puedo imaginarme un concierto idéntico a este que les hemos reseñado, pero que tuviera lugar en otro país, en otro teatro y claro, con otro público y por supuesto con otro músico. Es sencillamente imposible porque esto va más allá que la plasmación un memorable acontecimiento musical.

Se trata de una espontánea manifestación del sentido de pertenencia de los cubanos de estos tiempos  cuyo basamento histórico está conformado por el enfrentamiento a las dificultades en el empeño de ser vencidas. Por tales razones y muchas más, este concierto motivado por la celebración del centenario del Museo Nacional de Bellas Artes, estuvo también dedicado, con la mayor alegría, al cumpleaños del artífice mayor de la sociedad cubana contemporánea.

Comentarios

estuve en ese extraordinario concierto . soy mexicano turista, había escuchado a Frank en internet y he sido afortunado al asistir a la sala Covarrubias. en el aeropuerto adquirir un DVD de su autoria y los comentarios del director de la orquesta de honk Kong son muy atinados cuando cita a henrik szering (virtuosísimo violinista )y al propio Frank como los mas sobresalientes en la música y otro comentario de Eusebio Leal Spengler muy preciso. Estoy muy impresionado de mi viaje a este bellísimo Pais

soy mexicano asisti al concierto conocia a Frank solo por youtube (la comparsa de Lecuona con la orquesta sinfonica juvenil de venezuela entre otras) y estoy profundamente impresionado por el concierto. A mi regreso adquiri en el aeropuerto un DVD y los comentarios de Eusebio Leal Sp engler(persona muy erudita) muy atinados asi como los del director de la orquesta de Honk Kong en que menciona a Frank fernandez y a Henrik Szering (a quien escuche en mexico) como los dos musicos de excelencia CUBA INMORTAL

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato