Carlos Muñiz Varela: Un crimen confeso ante las cámaras

Lunes, 19 de Agosto y 2013 (10:59 am)

En la librería La Tertulia asistí a un evento singular. El pasado 10 de agosto se celebró allí el sesenta cumpleaños de Carlos Muñiz Varela, asesinado a tiros a los 26 años. Muñiz Varela había abierto en San Juan la primera agencia de viajes que facilitaría un poquito las cosas a los cubanos de Puerto Rico que ansiaban visitar a sus familiares en Cuba. Por eso lo mataron: ni era espía, ni le debía nada a nadie, ni distribuía cocaína. Había fundado un negocio legal para propiciar viajes a Cuba, eso era todo.

Confluyeron en su asesinato dos elementos básicos: una ultraderecha de origen cubano, de vocación violenta, demostrada en otros atentados y el derribo de aviones, y una policía dominada por elementos mafiosos y escuadrones de la muerte.

La Policía de Puerto Rico nunca se recuperó del todo de ese tránsito por el retorcido abismo. Lo que hemos visto en años recientes no ha ocurrido por casualidad o combustión espontánea. El podrido líquido de la corrupción y el crimen organizado percoló la base de la institución y ha costado —y costará— Dios y ayuda erradicarlo. Basta que surjan las condiciones propicias, un gobierno un poco in