Desde Kuala Lumpur, con amor

Joel del Río • La Habana, Cuba

El socorrido título que lleva este trabajo intenta parafrasear, por milésima vez, un célebre filme de James Bond. Apelo al lugar común con el propósito de hablar de ese otro cine cuya existencia fluye sin contar con nuestro conocimiento y anuencia; y así sucede que Malasia no solo produce cine sino que sus películas llegan a Cuba como parte de un intercambio que originó la presencia, en Kuala Lumpur, del cine cubano. En La Habana, específicamente en la sala 1 del Multicine Infanta habrá una muestra de este cine apenas conocido de Malasia entre el 19 y el 22 de septiembre. La muestra cuenta con cuatro películas realizadas entre 2009 y 2011.

Dirigida por Hashim Rejab, un realizador que ha demostrado habilidad para moverse en varios géneros, desde el thriller de acción hasta la llamada “dramedia intimista”, Te amo papá (2011) cuenta la historia de un padre soltero, que trata de criar a su hija Mia mientras se enfrenta con rigurosos problemas financieros.  Esta es la clásica comedia de enredos, con algunos toques sentimentales mientras se intenta reflexionar sobre la paternidad y, por extensión, sobre la familia. Se trata de la segunda película dirigida por Hashim Rejab, que posteriormente se ha convertido en uno de los cineastas más premiados y taquilleros del cine malayo.

Imagen: La Jiribilla

En una clave mucho menos ligera, aparece Songlap (2009) codirigida por Effendie Mazlan y Fariza Azlina, que presenta una imagen más bien marginal y sórdida sobre la enorme urbe que es Kuala Lumpur, a través de la historia de dos hermanos que a duras penas se ganan la vida como corredor y mensajero en una red de tráfico de niños. Uno de ellos solo trata de ganar dinero para pasar a una vida mejor, pero lo malgasta en el juego. Sin embargo, su hermano solo sueña con ganar un concurso de baile y así escapar de su vida miserable.

En la edición número 25 del festival del cine malayo (que concentra y premia las principales producciones de un país cuyo cine se encuentra entre los más relevantes del sureste asiático) ganó los premios a la mejor edición, fotografía y actores secundarios, y fue nominado en casi todas las categorías principales del evento, incluido los renglones de mejor filme y guión. Fariza Azlina es actriz, guionista y directora, mientras que Effendie Mazlan ha trabajado en publicidad y televisión, y tiene corta carrera como director. Ambos trabajaron en la televisión, de acuerdo con una costumbre de los medios en Malasia que dispone versiones televisivas, mediante series más o menos largas, de algunos de los principales filmes.

Nostalgia junto al mar (2011) está dirigida por Sharad Sharan y se basa en una novela homónima de Fauziah Ashari. Izzah y Haris forman pareja romántica en este melodrama concebido de acuerdo con las principales convenciones del género. Ella procede de un pueblo pequeño, y fue vendida por su tío a un club de entretenimiento en  Kuala Lumpur como prostituta. En ese club, ella conoce a un hombre que decide comprarla y sacarla de ese infierno. Terminan casándose, pero muy pronto aparece Mila, una famosa modelo, para conmocionar la vida de la pareja.

En la edición número 23 del festival de cine malayo, antes mencionado, Nostalgia junto al mar ganó los premios a la mejor película, además de ser arrasar en los rubros de dirección de arte y actuaciones. Este fue de los filmes que impuso la presencia exitosa del actor Farid Kamil, premiado en el evento, y devenido uno de los numerosos actores que han conseguido popularidad y respeto. Porque estamos hablando de una cinematografía muy fuerte industrialmente a lo largo de la primera década del siglo XXI, y como se trata de una industria, pues apenas hace falta añadir que existen estudios con una producción numerosa, sistema de estrellas y amplia concesión al cine de género, el más habilitado para llevar el público a las taquillas.

Otra demostración de que solo la diversidad genérica puede estimular la existencia de un cine nacional y comercial poderoso y bien estructurado es Kayak (2011), una película de terror sobre cuatro estudiantes que están regresando a su colegio de Kuantan, después de una noche en Kuala Lumpur. Tropiezan con un embotellamiento en la autopista Karak. En un intento por llegar a tiempo a sus clases por la mañana, deciden salir de la autopista y tomar una ruta alternativa de regreso a Kuantan a través de la antigua carretera de camiones....

Imagen: La Jiribilla

El cine de Malasia se inició en los años treinta, y en la actualidad producen cerca de veinte largometrajes de ficción al año, aunque en 2011 se produjeron cuarenta, además de centenares de series de televisión. El país es líder en cuanto al confort de las salas cinematográficas, que se consideran las mejor equipadas del mundo. Las películas malayas más taquilleras de todos los tiempos fueron producidas entre 2010 y 2012, un período particularmente fructífero para el audiovisual generado en este país. Tanjung Golden Village (TGV) y Golden Screen Cinemas (GSC) son las dos principales cadenas de exhibición, y ambas registraron un incremento del 50 porciento respecto a sus operaciones anteriores en 2002, cuando recibieron cinco millones de espectadores y siete millones en 2003.

El auge reciente del cine en Malasia se relaciona con la obra de tres directores, Yasmin Ahmad, Bernard Chauly and James Lee, quienes se las arreglaron para imponer sus estilos personales de autor mientras se comprometieron con los gustos masificados del público a través de los géneros y estrellas más populares. Tal vez este contacto con el cine malayo sea el primero de una serie que nos permita conocer mejor una cinematografía emergente y poderosa.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato