Primer Festival de la Cultura y las Artes de Cuba en Corea

Diferencias aparentes

Julio Acanda • La Habana, Cuba
Fotos: Roberto Chile

A simple vista parecemos tan diferentes. Somos mulatos por naturaleza y ellos blancos y de ojos rasgados hasta lo impensable. Nos gusta la yuca con mojo y a ellos la col fermentada. Sin embargo, algo nos une. Es indudable, pude sentirlo. Parecería increíble que el actual país de los Galaxys y venerados santuarios medievales tuviera tantos puntos en común con una isla del Caribe, ronera y rumbera.

Imagen: La Jiribilla

Cubanos de La Habana y coreanos de Seúl nos entendimos perfectamente, sin obstáculos, en el Primer Festival de la Cultura y las Artes de Cuba, celebrado este agosto en el país asiático a través de la Sociedad Cultural José Martí y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Sur.

¿Quién podría imaginar que las canciones de Buena Fe, con sus letras de metáforas y alusiones a la realidad cubana, fueran recibidas con tanto respeto y regocijo por un público que sorteaba las trampas del idioma con el goce de la sonoridad musical de esta Isla?

¿Quién podría vaticinar que la gracia y la fuerza de bailarines y bailarinas de Habana Compás Dance se apoderaran del alma coreana, y quedara enamorada para siempre del gesto sensual y simbiótico de nuestro baile?

¿Quién confiaría en que el arte fotográfico de Roberto Chile, Gabriel Dávalos, y Julio Ángel Larramendi sorprendería a las retinas de este país, acostumbradas a un brutal e impecable despliegue tecnológico en la  imagen?

Imagen: La Jiribilla

¿Cómo suponer que habría tanto interés del otro lado del mundo por una pequeña islita casi perdida en el mapa, y que vendrían personas de lugares lejanos de Corea para aprender y escuchar las conferencias del vicepresidente de la Sociedad Cultural José Martí, Carlos Rodríguez?

Mucho menos podría imaginarse que una plaza como Seúl, considerada por los más excelsos artistas del planeta como escenario obligado para la  entrada al continente asiático, quedaría fascinada con el exquisito y cubanísimo mensaje musical de Cesar López y Habana Ensemble.

Ya conocían del ron de Cuba. ¿Dónde no se conoce en el mundo? Pero lo que no habían degustado jamás era la sutileza de los cocteles nacidos en la Isla y que el barman José Ramón Moya preparaba ante sus ojos como un hechicero empeñado en crear un elixir único e irrepetible al que llamaban Mojito.

Imagen: La Jiribilla

Parece increíble, pero sucedió: soy testigo. Durante casi dos semanas, el arte de Cuba, el empeño de la Sociedad Cultural José Martí y la hospitalidad de los coreanos hicieron olvidar la lejanía geográfica y diplomática entre  dos países, aparentemente tan diferentes y en realidad muy semejantes por el carácter y la alegría de vivir de sus gentes.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato