En búsqueda de la brújula

Laura Vilar • La Habana, Cuba

Con un sentido “Ave María” de Franz Schubert el Maestro Frank Fernández abrió el concierto en la Tribuna antiimperialista de La Habana el pasado 12 de septiembre, día de Nuestra Señora de La Caridad del Cobre, patrona de Cuba, Ochún, Cachita, madre de muchos cubanos en el mundo, madre del amor, de la paz y la esperanza.

Así comenzó la música a remover las almas de los cubanos que sienten como suyos el dolor de las madres y familiares de los Cinco Héroes Cubanos. René González, uno de los Cinco, nos convocó con el único propósito de juntar la fuerza que emerge de los corazones de los cubanos que queremos un mundo mejor y que prime la justicia para con esa fuerza mover otros corazones en el mundo.

Como estandarte René exhortó  usar el color amarillo que identifica a la Virgen, porque Ella siempre ha estado al lado de los cubanos desde la guerra de independencia hasta hoy, en tierras cubanas y en otras tierras donde también viven cubanos, porque como dice su oración:

/…/que viniste como mensajera de paz,
flotando sobre el mar.

Tú eres la Madre de todos los cubanos.
A ti acudimos, Santa Madre de Dios,
para honrarte con nuestro amor de hijos.

En tu corazón de Madre ponemos
nuestras ansias y esperanzas,
nuestros afanes y nuestras súplicas;

Por la Patria desgarrada,
para que entre todos construyamos
la paz y la concordia /…./

Por ello esa noche la gente acudió simplemente porque quiso ir para sumarse a la entrega de amor y paz y exigir justicia por los cuatro hombres que permanecen aún en cárceles norteamericanas. La gente fue sin consigna y sin arenga alguna, fue porque así es el pueblo cubano: sabio y nunca se equivoca.

Esa noche dejaron sus ondas sonoras muchos artistas para que sus voces llegaran libres como el viento llegase a los hermanos encarcelados y estos supieran una vez más que no estaban solos. Se sumaron realizadores, declamadores, concertistas, trovadores, raperos, coros, bandas, repentistas, todos juntos con sus particulares estilos de expresión dejaron en apretada síntesis, sus mensajes solidarios. Otros artistas no pudieron estar, porque en esa larga jornada, no cabían todos.

Y no es la primera vez que ese amor logra lo imposible, un ejemplo, Elián González, recuerdo entonces cuántas marchas, cuantos conciertos, cuantas tribunas, cuántos niños reclamando, para que este joven -en aquel momento niño- regresara junto a su padre y familiares. Batalla ganada porque la fuerza y el amor de un pueblo son incalculables. Y nuestra historia está llena de ejemplos de esta naturaleza.

Hoy nos indigna que Roberto Carcassés, excelente músico cubano no conozca a fondo nuestra historia y el sentido de su vida sea para sí y no para todos. Es una pena que sea egoísta y que la palabra ética y respeto al prójimo no estén en su impronta.

La música es la piedra angular que motiva el alma de las personas, ¿por qué dañarla con palabras descontextualizadas?, ¿por qué lastimar el dolor ajeno, por qué pensar solo para sí?, ¿por qué incentivar la campaña mediática contra Cuba que hoy enfrentamos los cubanos? Le aclaro que de esa manera no pensamos todos los músicos cubanos.

Con decir algunas frases contestatarias no se va a cambiar el destino de la patria. ¿Sabrá él lo que significa la patria? ¿Conocerá él cuantos trabajadores estuvieron en pie, detrás del telón para que fuese posible dar ese mensaje de amor y de paz?

No entiendo por qué usar una tribuna de todos los artistas cubanos para hacerla suya. ¿Quién le dió ese derecho? Su talento artístico no le da derecho a ofender.

Yo sé muy bien quien es María, sé que se refirió a la “Mari-huana” porque la otra María nunca ha estado presa, Ella siempre ha vivido en el corazón de los creyentes y no creyentes porque simboliza la paz y el amor.

Yo sé que él se refirió al símbolo de lo más bajo de la sociedad. ¿Esa es su máxima? Él quiere que liberen el uso de la marihuana. Él tiene blog, tiene Facebook, tiene, tiene, tiene… Y yo me pregunto ¿los más de 11 mil músicos cubanos no tienen y… dejamos de ser?

No, seguimos tratando de hacer, de cambiar lo que está mal porque queremos paz y queremos que nuestros hijos tengan un país más rico, más organizado, con mayor nivel cultural, sin doble moral, y que vivan en una sociedad donde “Mari-huana” siga presa.

Cultura es saber decir las cosas en el lugar y en el momento adecuados, cultura es decir permiso, buenos días y gracias, cultura es ética, respeto y siento pena de que Robertico, no alimente estos valores.

Es realmente una pena que sea capaz de dar tanto amor con su música y con la palabra se contradiga. Así no es, eso fue un oportunismo "baratoide" y dicho en cubano “un golpe bajo”. Las cosas se dicen donde hay que decirlas, lo que está mal hay que decirlo, y a eso nos ha convocado el Presidente de nuestro país, el nos ha convocado para arreglar lo que está mal en nuestro país.

Es una pena que Robertico Carcassés sea de los que cacarean y repiten y repiten sin entender lo que otros dicen y no mida las consecuencias de sus palabras, porque lo único que logró fue poner un velo a lo que esa noche pasó. Hoy esa es la noticia, no se habla siquiera de los valores de los músicos que trabajaron esa noche, ni del resultado artístico de esa velada, ni siquiera se habla de él como músico, si tocó bien o mal. En realidad ¿que logró?

Yo le invito a que escuche a profundidad las canciones de Silvio Rodríguez, quien siempre expresa mensajes de amor, ética, historia, y lo hace con sabiduría y respeto, siempre ha dicho lo que está mal y eso lo hace en grandes escenarios pero también en las calles de Cuba y en las prisiones donde se encierra el dolor. Pero también le invito a escuchar las canciones de Carlos Varela y Pedro Luis Ferrer, ellos no tienen doble moral, simplemente se expresan pero no ofenden, y esto son solo ejemplos para ilustrar, hay muchos más.

Aprovecho para decirle que Kcho (Alexis Leyva Machado), con su brigada “Marta Machado” fue a la Isla de la Juventud después del ciclón pero no fue a pintar, fue junto al pueblo isleño y trabajadores de las FAR a ponerle el techo a las viviendas de la gente que se quedó sin nada, y unos días después allí fue a tocar Juan Formell, Pancho Amat, Chucho Valdés y los niños de La Colmenita, y le aclaro que no durmieron en colchones de plumas, durmieron en las literas junto a los demás artistas que allí estuvieron.

Esa brigada también estuvo en Haití después del terremoto con la Misión Sonrisa, y al grupo se sumó Yasek Manzano y fue para tocarle a los niños como hicieron todos los que fueron, sin pedir nada a cambio, y  así actúan muchos artistas cubanos y mucha gente de pueblo en disímiles misiones, pero yo me sigo preguntando, ¿dónde estabas tú?

Comentarios

Asi se habla directora !!!!!!

Muy bien, Muy bien, Muy bien. Musicalmente habrá hecho algo, pero humanamente dejó mucho que desear.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato