II Salón Nacional de Artes Plásticas
en San Antonio de los Baños

Volver con Posada

Víctor Casaus • La Habana, Cuba

El II Salón Nacional de Artes Plásticas que lleva el nombre del Gallego nos está invitando nuevamente a acercarnos a su terruño cubano, San Antonio de los Baños.

Imagen: La Jiribilla

Allí puede verse la exposición nacida de la convocatoria lanzada por el Museo del Humor y la Dirección de Cultura de la localidad, con la participación y el auspicio de la familia Posada Medio y la colaboración del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau.

Las salas del Museo del Humor, ese lugar dirigido por Isel Chacón que ya es parte de la memoria cultural de esta villa donde han florecido, en distintas épocas, el talento artístico y las luchas revolucionarias, muestran en sus paredes las obras ganadoras en las diversas categorías del evento: pintura, grabado, dibujo y humor gráfico (humor general, sátira política y caricatura personal).

El Salón extendió este año su alcance a todo el país, siempre con la colaboración fraterna, amorosa y eficaz de la familia Posada Medio, que cuida con rigor y celo  la obra del Gallego y anima proyectos como este para dar continuidad a su presencia cultural entre nosotros, las gentes que tanto admiramos la obra y la vida de este artista apasionado y apasionante.

Esa relación de colaboración entre la familia del artista y las instituciones locales de cultura es un ejemplo sistemático que abre posibilidades a la realización de proyectos  artísticos y un llamado también a las autoridades de los diversos lugares para que encaminen de la manera más eficaz para la cultura y para el pueblo esos deseos de contribuir al patrimonio de todos.

Por eso también desde las paredes del Museo del Humor, al que tanto aportó el Gallego con su obra y con su vida, nos asaltarán otras imágenes formidables e inquietantes: las que se han reunido en la exposición-homenaje Posada por siempre con la que se continúa ese esfuerzo sostenido para mantener vivo y latente entre nosotros —no solo los ariguanabenses, sino toda la gente de la Isla— el legado artístico y vital de este niño de la guerra civil española, temprano miliciano de los tiempos de Girón, grabador e ilustrador incansable, crítico sin concesiones, ilustrador de historias ajenas e inventor de criaturas terribles; creador del caimancito nuestro de cada día y ad-mirador de mulatas inquietantes, quien confesó alguna vez: “Yo creo que todo humorista debe decir lo que piensa, sobre todo si tiene cabeza para pensar y corazón para sentir”.

Las obras premiadas y seleccionadas por el Jurado en este II Salón que lleva su nombre ofrecen, por otra parte, un abanico de estilos y aproximaciones a la realidad que caracterizan el panorama de las artes cubanas de nuestros días, muchas de ellas logradas con un alto nivel de realización profesional, en las que el humor, la ironía o el llamado a la reflexión no dejan de estar presentes.

Imagen: La Jiribilla

Volvemos entonces, con Posada, a San Antonio para recordar la magia de su extraordinaria obra artística y para continuar la presencia de estos Salones en los que el Gallego también está presente junto a nosotros.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato