Sinfonía de la lluvia y el metal

Miércoles, 25 de Septiembre y 2013 (9:31 am)

Las butacas vacías del teatro Comandante Eddy Suñol perdieron un momento único y sempiterno. Dos estilos se fusionaron el viernes último para mostrarnos cuánto se puede experimentar en materia de música.

Quizá para muchos en el mundo no sea nada nuevo que se asocien una banda de rock y una orquesta filarmónica. Ha sucedido desde finales de los años 60 cuando Deep Purple se unió en 1969 a la Orquesta Filarmónica Real, en aquel mítico Concierto para grupo y orquesta en el Royal Albert Hall, de Londres; algo que también hizo Pink Floyd con el álbum Atom heart mother, presentado en el otoño de 1970.

Los estudiosos del género destacan que sencillos de The Beatles, como “Yesterday” o “Eleanor Rigby”, ya avizoraban esa combinación creativa de elementos de la melodía clásica con el rock.

Y retomo lo de las butacas vacías del Eddy Suñol, porque los oyentes de las ocup