Harold Gramatges, plenitud irreductible

Pedro de la Hoz • La Habana, Cuba

No solo su figura alta y magra evocaba al Quijote, sino que en actos y obras lo fue y será siempre. Harold Gramatges luchó por una presencia de Cuba en el ámbito de la música de concierto, tan destacada como la que tradicionalmente ha conquistado la música popular. Al cumplirse el aniversario 95 de su nacimiento, su obra se nos presenta como una flecha destinada a hacer diana en esa legítima aspiración.

“Yo siempre he dicho que la música es como un río, pero con muchos afluentes, y en Cuba tenemos la dicha de que todos estos son navegables”, confesó el músico a este periodista en 1997, a poco de haber sido proclamado merecedor del Premio Iberoamericano de la Música Tomás Luis de Victoria.

Esa alta distinción lo hizo visible en un plano superior. Era la primera vez que se confería un premio equivalente, por su alcance y prestigio, al Cervantes de las Letras. La Sociedad General de Autores y Editores, con sede en Madrid y auspiciante del reconocimiento, grabó después parte de la obra de Gramatges en un álbum doble que sirvió también para subrayar el profesionalismo de los músicos de la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba.

Harold nació en Santiago de Cuba el 26 de septiembre de 1918. Su padre, una especie de hombre del Renacimiento, arquitecto, matemático, ingeniero y músico por afición, lo puso en manos de una profesora de piano cuando apenas contaba con ocho años de edad. “Fui con mi hermano a pasar la prueba y la maestra le dijo a mi padre que el que servía para la música era yo”, comentó con picardía y añadió: “Lo que ella no sabía era que me iba a interesar otro tipo de música bien distinta a la que enseñaba...”.

Lo dijo porque su estética se definió a partir del contacto con la primera vanguardia cubana, la que hacía la tercera y cuarta décadas del siglo pasado tuvo en Alejandro García Caturla y Amadeo Roldán sus máximos exponentes. Fueron esenciales sus estudios en el Conservatorio Municipal de La Habana, pero sobre todo su experiencia activa en el Grupo Renovación Musical, que nucleó a mediados de los 40 a los más avanzados e inquietos autores del país.

En 1942 se trasladó a los EE.UU. para estudiar en el Bershire Music Center, bajo la guía de Aaron Copland y Serge Koussevisky. En 1945 fundó y dirigió la orquesta del Conservatorio Municipal de La Habana, donde ejercía, además, como profesor. En 1958 obtuvo el Premio Reichold del Caribe y Centroamérica, otorgado por la Orquesta Sinfónica de Detroit, con su Sinfonía en Mi.

Entre sus más meritorias participaciones en la vida social del país se inscribió la fundación de la Sociedad Cultural Nuestro Tiempo, la cual presidió. En ella, a lo largo de los años 50, se concentraron los artistas e intelectuales éticamente comprometidos con la salvación del país del caos republicano y se promovió el vínculo de la cultura nacional con el pensamiento estético de vanguardia a escala universal.

Al triunfo de la Revolución fue designado asesor del Departamento de Música de la Dirección General de Cultura, desde donde intervino en la reforma de la enseñanza de la música y en la creación de la Orquesta Sinfónica Nacional. También dio su aporte a los primeros programas de estudios del naciente sistema de enseñanza que, por primera vez a partir de 1962, democratizó el acceso a la formación profesional artística en la Isla. Los últimos años de su vida —falleció en 2008— los dedicó a presidir la Asociación de Músicos de la UNEAC y a la docencia en el Instituto Superior de Arte.

Por los cauces del máximo rigor, la eocnomía de medios expresivos y una finísima percepción de los hilos subterráneos de la identidad, transcurren su Sinfonietta, la Sinfonía en Mi, sus preludios para piano, la ejemplar página Cantos de Villa Grasoli, para guitarra; y la sobrecogedora obra orquestal In memoriam, dedicada a evocar la grandeza épica del luchador clandestino santiaguero Frank País, quien fuera su amigo.

Dos magníficos discos, uno de 1997 grabado por el pianista Roberto Urbay y otro en 2005 por la soprano Conchita Franqui y la pianista Marita Rodríguez, contienen la integral de su obra para piano y voz respectivamente.

En mis frecuentes encuentros con Harold siempre quise saber su opinión sobre la música popular. En una entrevista me respondió:

“Yo me explico la actualidad mundial de nuestras músicas populares a partir de la fuerza que posee una tradición que nunca ha decaído. Como ha sucedido en otras manifestaciones de las artes, por cualquier circunstancia, de la noche a la mañana, por una ocurrencia o por la inteligencia de alguien, se empieza a descubrir algo que ya no está vigente pero que cuenta con una gran fuerza. Así se extrae y se pone a flote una nueva manera de que la música suene, ya sea dentro de lo bailable o en la cancionística. No se puede olvidar que cuando se produce este boom, a mediados de los 90, había una saturación de sonidos como los de la discoteca, que para mí es una forma de droga musical ante la cual la gente se convierte en adicta. De momento surgió algo distinto, que permite bailar y sentir de otra manera. Se crea así un espacio espiritual diferente y eso se aprecia como un hallazgo. Es como si habláramos de una mina, que daba la impresión de haberse agotado, a la que, de pronto, se le encuentra otro filón.”

Otra aventura incitante en su quehacer, y de la que apenas se ha hablado, lo relaciona con el surgimiento de la Nueva Trova.

“En los años 60 yo estuve al frente del Departamento de Música de la Casa de las Américas. Su presidenta, Haydée Santamaría, era una heroína revolucionaria con mucha sensibilidad y un enorme entusiasmo por el activismo cultural. Un día ella me llamó para comunicarme que sería bueno que escuchara a unos jóvenes trovadores que decían cosas distintas a los cantores de baladas de moda. No tenían nombre, después lo tendrían, pero cuando escuché a Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Noel Nicola comprendí que algo nuevo estaba naciendo en la canción cubana. Yo les ofrecí espacio y promoción y eso es también uno de mis orgullos.”

La creación de Gramatges ha suscitado la admiración de otros grandes de la música cubana. Leo Brouwer, quien comparte con él la adjudicación del Premio Nacional de la Música y del Premio Iberoamericano Tomás Luis de Victoria, ha dicho: “Cuando se analizan sus partituras, observamos modelos de construcción orquestal”. Chucho Valdés, el notable jazzista cubano, reverencia en el compositor “el haber entendido la música como un sacerdocio”.

Tempranamente, en 1946, Alejo Carpentier advirtió: “La evolución futura de Harold Gramatges debe ser seguida de cerca. Es, por lo pronto, uno de los músicos más sólidos y conscientes que haya producido la música cubana contemporánea. Su oficio es de una aplastante seguridad. Y siempre sabe hasta dónde quiere llegar”.

Hoy lo sabemos: Harold Gramatges llegó a la plenitud.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato