Carta al Coloquio 50 años del Departamento de Filosofía

Ocasión de reafirmación y vigencia patriótica

Armando Hart • La Habana, Cuba

9 de septiembre de 2013

Año 55 de la Revolución

Cro. Fernando Martínez Heredia

Coloquio 50 Aniversario del Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana

 

Querido Fernando:

Ante todo, agradezco profundamente a la Comisión Organizadora del Coloquio 50 Aniversario del Departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana que me hayan otorgado la condición de Invitado de Honor a ese evento, habiendo leído su convocatoria y programa, considerándolo de gran interés y actualidad, como base para que el desarrollo de esas sesiones conduzcan, —como tú señalas— a la reafirmación de las ideas de nuestra Revolución socialista.

Bien recuerdo la creación del Departamento de Filosofía. Se fundamentó en aquellos momentos, en la necesidad ya imperiosa de constituirlo dentro del más importante centro de altos estudios del país y allí estructurar un sistema que de manera organizada brindara a los alumnos universitarios la enseñanza de la filosofía marxista y del pensamiento revolucionario cubano.

Así nació el proyecto docente-pedagógico cuyo medio siglo de fundación recordamos y que gradualmente derivó también —por la naturaleza de las ideas que impartía y estudiaba—, en sitio donde convergieran el examen e investigación de proyectos culturales, sociales y políticos, tal y como correspondía a ese momento histórico.

Nutrido en lo fundamental por un joven profesorado revolucionario salido de las propias filas universitarias, el Departamento de Filosofía pudo realizar valiosos aportes en la formación de la intelectualidad socialista que el país requería con urgencia, sembró semillas cuyos frutos aún se recogen y contribuyó a hacer llegar a América Latina y el Caribe, las ideas de Fidel y el Che.

Por supuesto que tampoco les fue ajeno, el pensamiento, la vida y la obra de nuestro Apóstol José Martí; se apoyaron de manera consecuente y juiciosa en la afirmación martiana: “Injértese en nuestras repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser de nuestras repúblicas”.

Hoy vivimos en Cuba, en América Latina y en el mundo bajo las nuevas condiciones históricas que llegaron con los inicios del siglo XXI. Verdades universales, sin embargo, no solo mantienen sino acrecientan su vigencia y ratifican cada día. 

Pienso que los fundamentos para abordar en este siglo que vivimos el estudio y la investigación filosófica, sus rumbos y caminos futuros, tendrían que basarse cada vez más en consideraciones de tipo ético, como que el mayor placer de la vida está precisamente en crear la vida y en practicar el bien.

La teoría filosófica surge del análisis histórico de los grandes acontecimientos, que se acompañan por el estudio de los personajes que los han protagonizado en cada época.  No hay dudas de que, como punto de partida, ello se deriva de las ideas de Marx, Engels y Lenin.

Para América Latina y el Caribe, cinco son —a nuestro juicio— las más importantes figuras desde las cuales debe partir el pensamiento que necesitamos para la actual centuria y proyectarlo hacia el futuro: Bolívar, Martí, Fidel, el Che y Chávez.

Todo lo anterior apoyado en el conocido principio enunciado por José de la Luz y Caballero: “Todas las escuelas y ninguna escuela: he ahí la escuela”.

El imperialismo decadente se vuelve más amenazante y peligroso, como lo evidencia una simple observación del mundo actual. En América Latina y el Caribe no escatimarán los esfuerzos para impedir a toda costa que se siga desarrollando el proceso de transformaciones sociales e integración en marcha y ello requiere una adecuada preparación en el terreno de las ideas.

Los esfuerzos y aportes que, en ese sentido, hizo el Departamento, son justamente recordados en este aniversario, por cuanto están y estarán presentes en ese terreno y también en sus antiguos miembros e iniciadores, que hoy se reencuentran en esta señalada ocasión de reafirmación y vigencia patriótica, internacionalista y socialista.

Reciban todos mis saludos y felicitaciones más cordiales.  Hasta la victoria siempre,

Armando Hart Dávalos

Oficina del Programa Martiano

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato