Cuando el jazz convoca a amigos y virtuosos

Yelanys Hernández • Santiago de Cuba, Cuba
Martes, 1 de Octubre y 2013 (10:40 am)

La escena no debió diferir de alguna  de las desarrolladas en los clubes jazzísticos de New Orleans, considerada por no pocos como la meca del género: Christine Jones desgajó su “Baby please don’t go”, acompañada al piano por su esposo Klaus-Peter Schammel. La cantante austríaca hizo gala de su voz en ese excelente blues y sedujo a un público conocedor del estilo, que encontró en el Iris Jazz Club el sitio exacto para disfrutar de la música.

Convocada por el segundo encuentro Amigos del jazz, la Jones vino acompañada de su banda Jones Mobile para confraternizar y actuar en otros dos espacios: la Sala Dolores y el Patio de la Jutía Conga de la UNEAC. Allí, entre acordes, excelente dominio de nuestro idioma y buen sentido del humor, la europea propuso su visión de un género que gana un lugar importante en la urbe oriental.

“El jazz lo es todo y este Festival de Santiago result