Cuba también quiere a Paco

Guille Vilar • La Habana, Cuba

Las palabras de presentación del memorable concierto ofrecido por Paco de Lucía y su grupo en el teatro Karl Marx, la noche del pasado miércoles 2 de octubre, mediante las cuales el Maestro Leo Brouwer afirmaba que “Paco quiere a Cuba”, fueron el preludio de la conmoción provocada por un espectáculo que nos mantuvo en vilo durante dos horas.

El hecho de que los cubanos no hayamos olvidado el sello que identifica el arte de Paco de Lucía desde su última actuación en nuestros escenarios hace 25 años, no quiere decir que seamos inmunes al magnetismo de tanta autenticidad reunida para esta ocasión.

Si bien Paco continúa como dueño absoluto del virtuosismo en la guitarra flamenca, legado que le nace tan espontáneo como la esencia misma del género, se hace acompañar por un conjunto de figuras que rebosan profesionalismo en su desempeño.

Cada vez que los cantaores Antonio Flores y David Maldonado expresaban lo su sentir, entrábamos en contacto con el lamento primigenio de una cultura imposible de desaparecer; mientras, el bailaor Antonio Fernández, con una coreografía de dramáticos movimientos, nos cuestionaba acerca de la existencia real del prodigio danzario del que éramos testigos. Por su parte, Antonio Serrano fue ovacionado por el excelente dominio de la armónica —incluso en pasajes donde se dejó sentir la influencia del ritmo cubano aportada por el bajista  Alain Pérez a quien Paco definiera como “el guajiro de oro”—. No por último, menos significativo, como tiene que ser el guitarrista Antonio Sánchez para estar al lado de Paco de Lucía.

Una vez concluido el espectáculo que nos regaló esta V edición del Festival Leo Brower, un humilde Paco, preocupado por la presencia en el teatro de tantos músicos cubanos y lleno de respeto hacia todos, conversó con Juan Formell quien le aseguró que el concierto fue todo un éxito; además, le confesó que se quedó impresionado por cómo él ha logrado que en la escena nadie sobresalga sobre los demás, sino que todos tienen por igual un momento para hacer valer su talento. Por su parte, para el cantante Augusto Enrique, esta presentación de Paco de Lucía y su grupo ha sido el evento cultural más importante que ha tenido lugar en nuestra Capital en lo que va de año. En fin, si nos guiamos por la duración de los aplausos para que los músicos españoles regresaran de nuevo a interpretar otra pieza, no cabe duda que devolvimos con la misma intensidad, el cariño entregado durante su actuación, momento inolvidable que le debemos a Leo Brouwer, ese incansable promotor cultural.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato