Recordarán el Grito de La Demajagua en el Centro Histórico

Miércoles, 9 de Octubre y 2013 (10:43 am)

“Ciudadanos, ese sol que veis alzarse por la cumbre del Turquino viene a alumbrar el primer día de libertad e independencia de Cuba”, anunciaría Carlos Manuel de Céspedes a sus compatriotas y al mundo el 10 de octubre de 1868.

El ingenio La Demajagua, propiedad del insigne patriota cubano, enclavado en la zona oriental del país, fue mudo testigo del más trascendente hecho ocurrido hasta ese entonces en la historia de la Isla caribeña: el llamado inaugural a la guerra por la independencia.

En la Plaza de Armas del entorno más antiguo de La Habana, donde se erige airosa una estatua en homenaje a Céspedes, se efectuará este miércoles 9 de octubre, a las diez de la mañana, el tradicional acto conmemorativo que cada año organiza la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH).

Colaboradores de la OHCH, dirigentes y pueblo en general se darán cita en la ceremonia, que acontecerá al pie del monumento de mármol erigido por el Dr. Emilio Roig de Leuchsenring en memoria al Padre de la Patria, ante el cual se colocarán numerosas ofrendas florales en recordación al Primer Presidente de la República de Cuba en Armas, quien en octubre de 1868 renunció a todos sus bienes materiales y liberó a sus esclavos para desatar la insurrección nacional.

Convencido de las poderosas razones que motivaron el levantamiento, ha señalado el Dr. Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana, Céspedes, a quien reconocemos como el Padre de la Patria, tiene el mérito indiscutible que solo corresponde a los precursores. De ahí que sea la piedra angular de una historia que comienza con el 10 de octubre y llega hasta nuestros días, gesta en la que las luces y las sombras están presentes como recordatorio necesario a aquellos que tratan de explicarla en forma ideal.

Carlos Manuel de Céspedes simboliza los más puros ideales de la nación cubana: independencia a ultranza y abolición de la esclavitud. Representa un sueño de justicia basado en el principio de que todos los hombres nacen iguales, concepto de una necesidad de transformación profunda de la sociedad cubana, evolución del pensamiento que vemos en el hombre que nace en cuna de encaje, vive y recorre el mundo en las condiciones privilegiadas de su clase y finalmente renuncia a todo para inmolarse.

Fuente: Cubarte

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato