María Elena Molinet (1919-2013)

Sobre la memoria visual de Cuba

La Jiribilla • La Habana, Cuba

Imagen: La Jiribilla

María Elena Molinet de la Peña, Premio Nacional de Teatro, de Diseño y de la Enseñanza Artística, murió en la tarde del pasado 6 de octubre. Ella significó el establecimiento de un nuevo diseño escénico en Cuba. La fundadora de la Escuela Nacional de Arte llegó a crear el vestuario de más de 150 obras teatrales y, allá por los años 60, incursionó en el mundo del cine junto a Humberto Solás y Tomás Gutiérrez Alea con el mismo éxito rotundo.

La artista, quien con su trabajo pródigo otorgara un nuevo rostro al teatro, en la Isla y en otras numerosas latitudes, nació en el Holguín de 1919; dispuso de casi todo un siglo para crear, fundar, enseñar, investigar y definir su propio paso en el diseño de vestuario y escenografía en el teatro y el cine cubano.

Molinet fue graduada de la Academia Interamericana de Dibujo Comercial (1949), y de Pintura y grabado en la Escuela de Artes Plásticas San Alejandro (1952). Su formación junto con profesores checoslovacos, y en reconocidas instituciones en Berlín, Praga y Budapest le permitió apertrecharse de un amplio concepto estético que no demoró en aplicar y acomodar en el contexto, el clima y la tradición cubanos. En 1953 diseñó su primer vestuario para una obra llamada La debilidad fatal.

Durante la década del 60 puso su sello en producciones cinematográficas como Lucía (1968), La primera carga al machete (1969), El siglo de las luces (1976), y Baraguá (1986). Respecto a Lucía, algunos años después Pedro García Espinosa diría que la diseñadora “desarrolló una labor exhaustiva y brillante de la ropa de las diferentes clases sociales, sus accesorios, peinados y maquillajes”.

Luego, cuando “inventó” el vestuario de los mambises cubanos, la propia diseñadora expresaría: “Si de algo puedo sentirme verdaderamente orgullosa es de haber logrado un traje mambí lo más verídico posible, pero siempre sintetizando, buscando la línea que define al personaje”.

Muchas de sus investigaciones quedaron registradas en sus libros La piel prohibida, Teoría de la Imagen del hombre en Cuba, Historia de la Imagen del Hombre Universal y Vestimenta tradicional de la santería cubana. Fue fundadora de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba y dirigió el Centro de Investigación, Información y Diseño, sobre la Imagen del Hombre.

Buena parte de su vida la dedicó además a la docencia. A partir de 1961 impartió de modo regular cientos de cursos, conferencias, talleres, seminarios, asesorías en centros de enseñanza e instituciones del país. La generación que desde hace un par de décadas intenta modernizar la escena cubana en cuanto a diseño de escenografía y vestuario mucho le debe.

Aunque en los últimos años había dejado de diseñar, se dedicó a organizar grupos de diseño, asesorar, investigar, publicar y, sobre todo, a enseñar. Su vida de casi un siglo está hoy incorporada al trabajo de los continuadores de esa labor artística en el país; es parte de la memoria visual de la nación.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato