Entrevista con Bladimir Zamora:

“Soy un joven que ha vivido mucho”

Aline Marie Rodríguez • La Habana, Cuba

Los espacios dedicados a la trova, los recitales de poesía, los conciertos de jóvenes cantautores son siempre un buen lugar para encontrar, guitarra en mano, al poeta Bladimir Zamora Céspedes. En los últimos años se ha convertido en un perseverante promotor de la joven trova cubana. Para él, es “un verdadero deleite ir siguiéndolos y agotar todas las posibilidades a mi alcance para ayudar a proyectarlos en las numerosas peñas que existen o en los medios de comunicación”.

Periodista incansable, vinculado desde hace más de tres décadas al equipo de redacción de la revista El Caimán Barbudo. Su interés por la creación artística joven ha sido una constante en su vida intelectual, como lo demuestra, por ejemplo, el haber ocupado en los años 90 la vicepresidencia de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

Imagen: La Jiribilla

Del arduo trabajo desempeñado aquellos años, definidos por él mismo como “una etapa bastante dramática”, Bladimir recuerda el recorrido por diversas provincias del país junto a la entonces presidenta Eloísa Carreras.

“Hicimos el viaje para entrar en contacto con la juventud comunista, el Partido y las direcciones de Cultura. Aunque parezca inaudito, a la luz de hoy, en algunas provincias no había interés en apoyarnos, incluso se pensaba que lo mejor era dejarnos por la libre, sin tutela alguna”.

Durante esos complejos años para el país, las limitaciones y carencias llevaron a la desaparición de algunas publicaciones, entre ellas El Caimán Barbudo. Para asombro de los directivos de la AHS, en aquel recorrido por el país los jóvenes avileños mostraron interés por la labor de la organización y de la revista. 

“Los miembros propusieron conseguir el papel en la provincia para que nosotros pudiéramos hacer la revista. Ello evidenciaba el sentido de pertenencia que tenían con la publicación, que primero estuvo vinculada a la Brigada Hermanos Saíz y después a la Asociación.

"El Caimán… no es el órgano oficial de la Asociación, pero ha estado siempre cerca de ella. Se ha sentido en la obligación de registrar la obra de sus más destacados miembros, así como de dejar huella de momentos esenciales en el decursar del tiempo, desde su surgimiento hasta la actualidad".

Sobre los vínculos que históricamente han unido a la revista con la Asociación, Bladimir confiesa que “lo hacemos como un hecho natural y con satisfacción. Nos sentiríamos realmente mal si la dirección de la AHS no nos tomara en cuenta como un vehículo de proyección de su trabajo”.

Luego de su labor como miembro y vicepresidente, Bladimir ha seguido vinculado estrechamente a la Asociación, aunque ahora en calidad Miembro de Honor. Sin embargo, para él es verdaderamente trascendental el espíritu joven que le legó la AHS.   

“En estos momentos me considero un miembro más, aunque mi edad pueda equivaler por tres. La Asociación me ha posibilitado no sentirme un viejo en el quehacer cultural del país, sino un joven que ha vivido mucho tiempo con el calor de esta organización, que quisiera no se apagara nunca y creciera cada vez más”.  

Los tiempos han cambiado y, con ellos, la postura de las instituciones culturales hacia la Asociación. Bladimir afirma convencido que “en la actualidad las direcciones de Cultura al nivel más alto cuentan con su presencia. Eso no sucedió siempre. En los años iniciales hubo encontronazos entre ambas partes.

“El sistema de Cultura ha acogido a la AHS como una de las instituciones que, de alguna manera, es relevante a la hora de dilucidar los principales problemas que pueden confrontarse en el quehacer cultural cotidiano. La razón fundamental de eso es que la Asociación, desde el principio, no se ha encerrado como una logia y que esa vanguardia artística de los jóvenes siempre se ha interesado por el comportamiento general de la cultura del país, así como los asuntos más importantes del presente y las perspectivas de futuro”.

Desde su fundación hasta el momento actual, la Asociación ha logrado reunir en sus filas a la vanguardia artística y cultural del país. Entre los aportes más significativos de la organización, Bladimir destaca que “el principal logro es la lucha contra la globalización acuciante en el mundo para que todo parezca lo mismo y nadie tenga una singularidad.

“Otro de los méritos está relacionado con el reconocimiento de los antecedentes de nuestra cultura, respetándolos y nutriéndose de ellos. El Premio Maestro de Juventudes es un ejemplo palpable de ese interés. Ello le ha ganado el aprecio y el apoyo de importantes personalidades nuestro país, como el recientemente desaparecido Alfredo Guevara.

“Además, en las provincias la AHS lleva un peso muy grande dentro del acontecer cultural y ese es otro logro. El hecho de poder capitalizar las necesidades culturales que tienen los jóvenes en pequeños pueblos e incluso en las montañas resulta muy valioso. Puedo decir con orgullo que, a estas alturas, no se puede contar la historia de la cultura cubana, desde 1986, sin referirse a la contribución de la AHS".

Valorar el alcance y trascendencia de la organización que representa a la joven vanguardia artística e intelectual de la Isla implica esclarecer los principales retos que enfrenta a las puertas de su II Congreso.  

“Es necesario lograr que los nuevos miembros adquieran lo más pronto posible un auténtico sentido de pertenencia, sin el cual es muy difícil poder orientar el quehacer artístico en el sentido de responsabilidad con la cultura del país.

“Otro desafío es que crezca paulatinamente la inclusión de nuestra vanguardia con el resto de los países de América Latina, especialmente dentro de las naciones que pertenecen al ALBA, en donde se está verificando un paulatino y pujante interés porque la cultura sea un arma agradable y eficaz para el futuro”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato