Artes Plásticas...

Un encuentro para dinamizar
el arte joven cubano

María Carla Gárciga • La Habana, Cuba

La necesidad de visibilizar y preservar el arte joven de Cuba creando espacios para su desarrollo, promoción y divulgación a lo largo y ancho del país, centró el intercambio entre creadores y gestores de las Artes Plásticas en esta segunda edición del Congreso de los jóvenes escritores y artistas cubanos.

Fernando Rojas, viceministro de Cultura; Zulema Armas, vicepresidenta del Consejo Nacional de las Artes Plásticas (CNAP), y Samuel Hernández, asesor de Artes Plásticas de la dirección nacional de la Asociación Hermanos Saiz y director de promoción del CNAP, presidieron los debates de esta comisión.

Junto a los delegados de las diferentes provincias, tomaron parte en la sección directivos de instituciones y organismos vinculados a las artes visuales, como Nelson Ramírez, director de la Fototeca de Cuba; Haydee Reyes, directora del Centro de Desarrollo de Artes Visuales; Jorge Fernández, director del Centro Wilfredo Lam, y Beatriz Blanco, subdirectora general del Fondo Cubano de Bienes Culturales; quienes dieron respuesta a algunas de las inquietudes de los jóvenes artistas.

La necesidad de salvaguardar la obra de las nuevas generaciones de creadores, incrementar los mecanismos de divulgación del arte joven cubano, y tener en cuenta la labor que se realiza desde las provincias para fomentar el intercambio y desarrollo artístico más allá de la capital, fueron puntos reiterados por diversos participantes. En este sentido, Antonio Gómez, de Villa Clara, apuntó: “Debemos dirigir nuestra mirada hacia toda la Isla, “deshabanizar” las artes plásticas; crear centros de información e investigación y compartir puntos de vista con los críticos, curadores, profesores y artistas experimentados de las distintas regiones”.

Con respecto a la crítica de arte, se plantearon cuestiones como su escasa presencia en los medios masivos de comunicación -sobre todo en relación al quehacer de los jóvenes- y la promoción exacerbada de algunas obras en función del mercado, sin tomar en consideración la calidad.

Varios congresistas expresaron la necesidad de instaurar nuevos espacios y programas mediáticos dedicados a las artes plásticas en Cuba que fomenten el debate y la crítica profesional, pues, según apuntó uno de los creadores de la Isla de la Juventud, existen dos tendencias en la actualidad: las valoraciones superficiales que realizan personas poco conocedoras de la obra artística, y la “crítica críptica”, excesivamente especializada, que dificulta el entendimiento y comprensión del mensaje para la mayoría.

Otra de las problemáticas más discutidas fue la de la formación y superación de los artistas, varios de los cuales terminan por dedicarse a otros trabajos después de estudiar arte debido a la falta de oportunidades laborales, o los ubican en cargos ajenos a su especialidad una vez graduados de la academia.  

A su vez, se hizo un llamado a rescatar la enseñanza de la plástica a nivel vocacional, así como revisar y reestructurar el programa de las escuelas de arte e impulsar la presencia de profesores prestigiosos y experimentados, sobre todo en las escuelas de provincia.

Entre las soluciones propuestas por los delegados se destacan la creación de alternativas audiovisuales bien pensadas para la enseñanza artística a través de programas televisivos y medios digitales; la recopilación de textos valiosos y documentación sobre artes plásticas que escasea en las escuelas; además de la organización de talleres, conferencias e intercambios dentro de la propia AHS y entre las distintas provincias para enriquecer el conocimiento de los artistas en temas como la curaduría y los nuevos lenguajes y tendencias del arte contemporáneo.

El estado precario de muchas galerías provinciales, que carecen de medios y condiciones de tecnología y montaje para organizar una muestra con los mínimos requisitos, fue otra de las preocupaciones planteadas en el intercambio. A ello se unió la inquietud por la insuficiente preparación y conocimiento de muchos de sus trabajadores, así como la falta de interés hacia el cumplimiento de sus funciones. Como consecuencia, son pocas y esporádicas las exposiciones que se realizan desde los centros provinciales.

En el caso de los concursos, los artistas sugirieron motivar la participación a través de premiaciones que consistan en promocionar y realizar críticas especializadas de la obra del ganador en medios reconocidos, así como brindarle la oportunidad de organizar una exposición personal en una galería importante de la capital cubana.

Adrián Socorro, presidente de la AHS en Matanzas, llamó la atención sobre la comercialización ilegal de obras de arte cubano: “Existen algunos trabajadores por cuenta propia que venden obras de dudosa calidad, lo cual ofrece una pésima imagen del arte cubano y pone en peligro el mercado de los artistas. Esta venta ilegal también puede significar una fuga del patrimonio, porque no se tiene un control de lo que se vende”.

Otras situaciones recogidas en el informe pre-congreso fueron las dificultades en la adquisición de materiales y herramientas de trabajo; la inviabilidad de las opciones legales para el financiamiento y comercialización de las obras; la pésima calidad de los murales y esculturas realizados por encargos estatales y el cuestionamiento de la función y pertinencia del Registro del Creador de las Artes Plásticas.

En el cierre del debate, el viceministro Fernando Rojas señaló la importancia de atesorar todo lo discutido y contribuir a la promoción del buen arte. “Hay artistas jóvenes destacados que no están en la mira de las instituciones, y es una problemática que hay que resolver. La AHS debe estrechar las relaciones entre las instituciones y los artistas para que esto se logre”.

Por su parte, la vicepresidenta del CNAP recalcó que, más allá de estos espacios de discusión, el diálogo entre los jóvenes artistas de todo el país debe seguir vigente cada día.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato