Sesión plenaria del 2do Congreso de la AHS

Jóvenes creadores: por una profunda vocación humanista

Cobertura Especial de La Jiribilla • La Habana, Cuba
Fotos: R. A. Hdez

Que la Asociación Hermanos Saíz, al acercarse a sus tres décadas de fundada, logre mantenerse como vanguardia participativa y movilizadora,dispuesta a protagonizar procesos de transformación de la realidad donde sea necesario, es la razón que estimula a la mayoría de los jóvenes creadores que participaron en el 2do Congreso de la organización a continuar repensando su trabajo después de concluida la cita.

Imagen: La Jiribilla

Cómo mantener la especificidad de la cultura, la identidad cubana y las políticas que las estimulan y protegen, en un entorno permeado por la proliferación de los patrones de consumo y de éxito estimulados por la globalización, parece ser inquietud común a los afiliados de la organización, quienes se han pronunciado profusamente durante varios días de trabajo en comisiones y en la reunión plenaria, realizada este sábado en el Palacio de las Convenciones de La Habana.

“Entre nosotros se existen el gusto por obras superficiales y de pésima calidad que contradicen los valores que hemos defendido durante años”, se apunta en el informe resumen del encuentro, donde se dan a conocer las principales demandas y proyecciones de la organización analizadas por los delegados al Congreso. La descripción de este escenario, retomada insistentemente por varios de los creadores que se expresaron en la última sesión de la cita, señala la defensa de la espiritualidad y el conocimiento como voluntades políticas que deben ser preservadas en el contexto cubano.

Imagen: La Jiribilla

Sin embargo, a la par de las transformaciones estructurales del sistema social cubano, impulsadas desde el gobierno y el Partido Comunista, los jóvenes creadores se plantean la meta de encontrar vías efectivas para que las instituciones “no se den golpes de ciegos y tengan claros sus objetivos en la coyuntura del cambio”.

Así lo advirtió Didier García, presidente de la AHS en la provincia Villa Clara, quien señaló además la urgencia de pensar en la sociedad de hoy y en la del futuro. Para ello, dijo, “debemos ser astutos, inteligentes y responsables, retomando la propuesta de la doctora GraziellaPogollotti, sobre armar una propuesta totalizadora del respeto”.

Participar de ese proceso transformador “es oír y dedicarle pensamiento y análisis a ello después, meditar mucho sobre cómo instrumentar entre todos los proyectos, para que no queden solo en palabras”, señaló en el encuentro el presidente del parlamento cubano Esteban Lazo Hernández.

Imagen: La Jiribilla

La AHS, que sin dudas ha contribuido desde su surgimiento a modelar las políticas culturales en Cuba, potenciando el apoyo a manifestaciones emergentes, generando estrategias para apoyar la creación de jóvenes artistas y convirtiéndose en nexo entre las necesidades de estos y la dirección del país, se ve compelida, según el historiador Elier Ramírez, a trabajar con intencionalidad e incrementar su vocación social.

En ese camino se enrumban las acciones concretas que se diseñaron de manera conjunta en el Congreso para el trabajo de la organización juvenil en los próximos años. Estas comprenden el mejor aprovechamiento de los recursos y una mayor efectividad en los procesos de promoción de la obra de artistas emergentes, la potenciación de acciones que conduzcan a ampliar la producción y comercialización de bienes culturales sin que primen visiones economicistas, y la materialización de relaciones más fluidas con las instituciones estatales.

A pesar del papel dinamizador que han tenido en el campo cultural cubano proyectos alternativos, la Asociación reconoce que las instituciones del estado están todavía en el centro de los procesos culturales y las propuestas artísticas que cada vez más se gestan al margen de los mecanismos tradicionales.

Imagen: La Jiribilla

Por ello la educación, el papel de las universidades y el desenvolvimiento de la enseñanza artística a distintos niveles fue otro de los temas recurrentes en este debate. “Hemos tenido en los últimos años explosiones de matrícula en las escuelas de arte y las carreras de humanidades, pero me pregunto si hemos sido lo suficientemente efectivos en la relación con el campo universitario”, expresó a propósito Javier Negrín, de la Isla de la Juventud.

A su juicio, la AHS puede incidir más en el trabajo de los departamentos de Extensión Universitaria de estos centros para fomentar allí, donde también se propaga el apego al consumismo y la banalidad, la elevación de la calidad en el consumo cultural.

“En nuestro sistema de enseñanza priman los ejercicios que apelan muy poco al razonamiento. Se pueden actualizar los planes de estudio, pero si no hay una práctica del debate en el aula, no llegaremos a ninguna parte”, comentó el profesor camagüeyano Yoan Manuel Risco. “Nuestro sistema educativo necesita del arte y la cultura, para ello”, recalcó.

Renovar y reconfigurarlos espacios de reflexión y pensamiento en ese escenario y al  interior de la organización, constituye una premisa para los jóvenes afiliados, quienes aspiran a promover el ejercicio de la crítica y emprender acciones concretas para dotar a los ciudadanos  de herramientas para resistir y desmontar la manipulación mediática.

Imagen: La Jiribilla

En el Congreso, el rol de los medios de comunicación y el periodismo en la construcción de un modelo cultural afín a los principios humanistas del proceso revolucionario cubano, fue discutido largamente. Una mayor participación de los intelectuales y artistas jóvenes en este escenario, es, a juicio de muchos delegados, un imperativo ineludible.

“La construcción de símbolos es un problema para nosotros. Los modelos de éxito que se le muestran a los jóvenes deben estar basados en la calidad de lo que hacen y no en la fama”, subrayó Didier García al referirse a los paradigmas promovidos por los medios en Cuba, un tema sobre el que discurrió también el periodista Yosley Carrero.

Este último advirtió que es preciso reforzar allí lo nacional, la imagen Cuba y promover la diversidad de nuestra tradición artística. Según consideró, las culturas que no se promueven en la era de la globalización perecen, por lo que “se necesita de un cine, una televisión y una prensa donde quepa todo el país”.

“Enarbolemos la imagen Cuba para volar sobre nuestro arte, al que le sobra fuerza contra la mediocridad y lo banal”, acotó el escritor y presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.

Si bien el santiaguero Eduard Encina consideró que hay algunos escenarios donde la AHS ha logrado cumplir con efectividad la función de promover el arte de calidad, también alertó sobre las condiciones adversas en que a veces producen sus obras los creadores jóvenes. Entre ellas sobresale la falta de recursos materiales y tecnológicos como el acceso a Internet. ”No podemos estar disparando con arcabuces cuando a nosotros nos tiran con cañones”, sentenció el creador.

Imagen: La Jiribilla

Por su parte, la periodista Leslie Salgado se refirió a las maneras en que la Asociación puede aportar a la realización espiritual plena de los cubanos y las cubanas de hoy, atendiendo especialmente a cada comunidad, a los pueblos y a las pequeñas ciudades. “Debemos colocar aspiraciones y esperanzas allí también, lograr que haya idea de prosperidad allí también, donde los deseos de emigrar y la apatía son  una constante”, enfatizó.

Del encuentro entre afiliados de la AHS se derivará el rediseño del trabajo de la organización en cada territorio a partir de las necesidades reales de los artistas que la integran, que permita atender también a lo que surge fuera de los mecanismos institucionales establecidos, así como llegar a todos los ámbitos donde existen noveles creadores con obras de calidad y donde haya público ávido de disfrutar de sus propuestas.

Que el público gane en capacidad crítica y responsabilidad, que no se manifieste con la inopia, la desidia y el miedo al disenso, que aumente la sensibilidad y la capacidad de discernir entre la población cubana, es una aspiración de los jóvenes asistentes a este Congreso.

El intelectual cubano Abel Prieto, asesor del presidente Raúl Castro, reconoció la vocación humanista defendida por los jóvenes que se pronunciaron aquí. “Es esencial que nos aferremos a lo mejor de ese humanismo renovado, que nos aferremos a grandes sentimientos de amor, como dijo el Che. Eso no va a pasar nunca de moda”, expresó el escritor.

La voluntad de cambiar la corriente dominante del consumismo y el compromiso con el socialismo y con poner la cultura a participar de un proyecto anticapitalista, manifestada durante el Congreso por los miembros de la AHS, es, al decir de Abel, uno de los mayores valores de esta cita.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato