A Guitarra Limpia

Marta Valdés en concierto

Vivian Núñez • La Habana, Cuba

No imagino mejor manera de celebrar el Día de la Cultura Cubana que con un concierto de Marta Valdés. Así, cuando sus canciones inunden el próximo día 26 de octubre a las seis de la tarde los rincones del patio del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, se estará en presencia de un acto de fe por lo auténtico, lo trascendente, lo autóctono y lo universal.

Imagen: La Jiribilla

Si bien sus composiciones no han dejado de escucharse en las voces de diversos intérpretes, hace años que esta mujer no nos regalaba un concierto en el que ella cantara esas piezas que han cautivado —y cautivan— a generaciones de cubanos. Lo hará ahora en el espacio A guitarra limpia, el cual prestigia con su talento y sensibilidad.

Cuando a los 21 años le regaló al mundo su bolero “Palabras”, comenzaba un camino que la ubicó entre los máximos exponentes del filin, movimiento que se ha mantenido sin grietas dentro de la música de la Isla y al que acuden, casi como obligado homenaje, creadores de variadas tendencias.

En esta tarde-noche de octubre Marta estará —como siempre ha estado— bien acompañada. A su lado, el guitarrista Rey Ugarte con su maestría. Asimismo, compartirán con ella escenario —mejor, emociones— Marta Campos, Pepe Ordás, Heidi Igualada y Trébol de ciudad (Víctor Gavilondo estará en el piano, Claudia Reynaldo en guitarra y bajo, Laura Hernández en las flautas y Jorge Valtuille en percusión latina y misceláneas), el Dúo Jade y Yusa.

Y habrá otras sorpresas, como nunca faltan en un concierto de Marta Valdés; sorpresas de esas que ratifican la grandeza de un artista y confirman el alcance de su obra, al calar hondo en creadores de otras generaciones.

En la palabras del catálogo de la propia cantautora dirigidas al “Querido Centro Pablo”, Marta recuerda que siempre que pasaba cerca del edificio de Muralla “miraba hacia tu puerta y respiraba profundo, sabiendo que en mi tierra, en mi ciudad, la gente joven con ganas de trova tenía aseguraba una silla y unos ramajes a cuya sombra siempre podrían soltar su inspiración a voz en cuello”.

Imagen: La Jiribilla

“Nunca cruzaba  porque tenía muy clara la diferencia entre sus tiempos y el mío, por más que constantemente hubiéramos estado coincidiendo”, dice, tras señalar que ahora, “aparece María Santucho y me habla de traerme con mis canciones a este espacio y me dice que Heidi y que Marta y Heidi me dice que Pepe y que Jade y yo me pongo tan contenta que cruzo la calle y entro para siempre a este patio para tener la alegría de conmemorar edades gruesas de canciones añejas, abrazar a quienes toman la palabra hoy por hoy para decir lo suyo y a invocar, de todo corazón, a los que ya se fueron. Traigo también canciones recién nacidas a ver qué les parecen, y lo hago con la ilusión de siempre”.

La invitación, pues, está hecha: sábado 26 de octubre, a las seis de la tarde, en el patio del Centro Pablo, en Muralla 63. Es una cita a guitarra limpia y plena con Marta Valdés, es decir, con Cuba, con su cultura.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato