Filmes turcos en La Habana

Entre el 25 y 27 de octubre la capitalina sala Riviera acogerá una semana de esta filmografía, que desde principios del siglo XXI está viviendo un nuevo renacer

Jaisy Izquierdo • La Habana, Cuba
Miércoles, 23 de Octubre y 2013 (11:45 am)

Para saber cómo viven y piensan en un determinado país, cuáles son sus costumbres, la cultura puede ser una formidable aliada, y el cine especialmente. Y Turquía no es una excepción. Lo comprobaremos por estos días, cuando entre el 25 y 27 de octubre la capitalina sala Riviera acoja una semana de esta filmografía, que si bien conoció una época de gran esplendor entre las décadas del 50 y 70, desde principios del siglo XXI está viviendo, según afirman varios conocedores, un renacer con películas internacionalmente aclamadas como Babam ve Oglum, Eskiya y, sobre todo, Uzak Ihtimal, Gran Premio del Jurado del Festival de Cannes.

Poco conocida aún en nuestro país, la cinematografía de esta nación que es el puente entre dos continentes, produce en la actualidad unos 50 largometrajes al año, buena parte dirigidos por una generación que con el tiempo ha ido ganando notoriedad en el mundo, gracias a nombres como los de Nuri Bilge Ceylan y el alemán de origen turco Fatih Akin.

Se dice que en Turquía existen más de 1 500 pantallas y un respaldo del 60 por ciento del público al cine nacional, al punto de que en 2008 se vendieron cerca de 40 millones de entradas, de modo que el séptimo arte allí tiene un peso considerable en la economía y en la vida social.

El caso es que poco a poco el cine turco se abre paso en el extranjero, por los reconocimientos que se han ido agenciando en los grandes encuentros europeos películas como Wrong Rosary, título en inglés de Uzak Ihtimal, de Mahmut Fazil Coskun, que también conquistó uno de los tres premios Tiger de Rotterdam; Milk (Süt), una de las competidoras por el León de Oro de Venecia, en 2008; o Pandoranin Kutusu, de Yesim Ustaoglu, Concha de Oro en San Sebastián 2008.

Yozgat blues, del realizador Mahmut Fazil Coskun, ha sido el filme escogido para inaugurar esta muestra en La Habana. Ganadora del premio al mejor actor (Ercan Kesal) en el XXXII Festival de Cine de Estambul, esta película de 2013, coproducida con Alemania, nos presenta las alegrías, sueños y angustias de un cantante llamado Yavuz, justo después de sufrir una crisis en su carrera musical. Este hombre trabaja como cantante en la planta baja de un centro comercial, interpretando canciones de los años 70, al tiempo que se desempeña como profesor de música en un curso gratuito organizado por el ayuntamiento de su ciudad. Un buen día tendrá, tal vez, la oportunidad de su vida cuando acepta la oferta de cantar en el casino de Yozgat, adonde irá acompañado por uno de sus discípulos, Nese (Ayca Damgaci).

Otro drama, Celal Tan y la historia extremadamente triste de su familia, integra la muestra. Filmado en 2011, cuenta la historia de Celal Tan, un profesor de Derecho de una ciudad de provincia, quien decide casarse con una estudiante universitaria, años después del fallecimiento de su esposa, pero ello provocará no pocos problemas.

En otros filmes, Ayse y Ahmet han quedado al cuidado de su abuelo anciano, que se halla semiparalizado, luego de que su padre Kazim, se casara y los dejara a su suerte. En esas condiciones, a sus nueve años, para Ayse su hermano mayor, Ahmet, es, además, padre, madre e incluso un erudito. De ello habla Momio mi hermana (Momo Kiz Kaasdesim), que rodara Atalay Tasdiken en 2009.

En tono de comedia se mueve Mantener vivo el amor, de Murat Server. Ugur, fanático del equipo Fenerbahce, labora como representante de ventas de productos médicos. Por lo general es muy tranquilo, pero cuando se trata de fútbol cambia completamente, se transforma en un hombre diferente.

Por último está Kosmos, película realizada con la colaboración de Bulgaria, en 2010, y protagonizada por el reconocido Sermet Yesil, cuyo debut en la gran pantalla tuviera lugar 11 años antes en A Run for Money. Kosmos llega a La Habana con reconocimientos en apartados como montaje del sonido, por el cual el jurado del Festival de Cine de Antalyaha le otorgó el Premio Especial, además de distinguirla como mejor fotografía, mejor dirección y mejor película. De repente, Kosmos se aparece en un pequeño pueblo turco cerca de la frontera con Rusia, y ocurre que a medida que se va aproximando a un río oye  gritar a una joven (Turku Turan), cuyo hermano pequeño ha sido arrastrado por la corriente. Kosmos se lanza al agua y lo rescata.

La noticia del milagro se riega por todo el pueblo y este personaje se eleva a la categoría de héroe. Sin embargo, Kosmos se dedica a robar por las tiendas del pueblo, aunque realmente el dinero no le hace falta. ¿En qué lo emplea? Eso lo sabrá usted, estimado lector, si se decide a descubrir más de cerca un país por medio de su cine.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato