Fiesta de la Cubanía en la cuna de la nacionalidad

Fotos: Luis Bruzón

Como cada octubre Bayamo espera el Día de la Cultura Nacional con su tradicional Fiesta de la Cubanía. El encuentro, que se extiende durante cuatro intensas jornadas, concluye justo el día 20 en la Plaza del Himno, el mismo sitio donde se entonaran por vez primera y hace 145 años las notas del Himno Nacional. En ese octubre de 1868 se le conocería sencillamente como La Bayamesa, en alusión a la marcha proletaria francesa, pero muy pronto se convertiría en el canto combatiente, libertario e identificativo de todos los cubanos.

Imagen: La Jiribilla

No por gusto la Isla escoge la fecha para celebrar el día de su cultura nacional, desde la evocación precisa, en las mismas tierras donde se cimentaron los más altos valores de cubanía con el grito inicial de independencia o muerte, proclamado el 10 de octubre de 1868. Desde entonces, mucho ha cambiado Bayamo y su gente, pero aún perduran y se exaltan en la villa de medio milenio cubanísimos valores como la humildad, sencillez, nobleza y solidaridad.

En esta ocasión, la XIX edición de la Fiesta de la Cubanía tuvo una motivación especial con la celebración ―este 4 de noviembre― de los 500 años de la Villa de San Salvador del Bayamo. Por tal motivo, el Crisol de la Nacionalidad Cubana, encuentro teórico del evento, dedicó su programa al debate sobre el surgimiento y desarrollo de la municipalidad; los procesos fundacionales, historia, cultura e identidad.

Como parte del Crisol… se entregó el premio del primer concurso homónimo que tuvo su ganador en el máster en Historia, Valentín Gutiérrez. En la cita, destacó el panel científico San Salvador de Bayamo: hipótesis y reflexiones en relación a su proceso fundacional, con la participación de los más reconocidos historiadores granmenses, quienes ofrecieron miradas diversas ―a veces contradictorias― sobre los orígenes de la ciudad.

Imagen: La Jiribilla

Pero fue fuera de lo centros de debate teórico, literarios y científicos en instituciones como la Biblioteca 1868 o el Complejo 500 Aniversario donde tuvo lugar la verdadera Fiesta de la Cubanía. Quizás, porque fue allí donde los lugareños pudieron hacer suyo el evento y los visitantes tuvieron la posibilidad de ver cómo conservan allí los más genuinos valores nacionales y han sabido perpetuar tradiciones idiosincráticas como la producción artesanal heredada de las poblaciones indígenas que habitaron la zona o los cantos y bailes de los negros esclavos.

El mejor ejemplo de lo que es la Fiesta de la Cubanía se patentizó en el Paseo General García, uno de los bulevares más atractivos del país por la variedad y accesibilidad de sus propuestas económicas y culturales donde tuvo lugar una amplia expo-venta de artesanías y materiales legados desde tiempos de los indios recolectores, se presentaron múltiples prácticas artísticas de la cultura afrocubana o herencias ibéricas como el flamenco. También destacó la presentación de agrupaciones que promueven la cultura campesina o la competencia nacional que -al caer la tarde y al final del trayecto, en el Parque Céspedes- vio coronarse al nuevo campeón nacional del danzón, con parejas practicantes del baile nacional representantes de todo el país.

En el mismísimo Parque Central o Plaza de la Patria se encuentra también el Museo Casa Natal Carlos Manuel de Céspedes, donde tuvieron lugar la mayor parte de las actividades de esta XIX edición de la Fiesta de la Cubanía y en la que se rindió homenaje a Luis Carbonell, quien devino hijo ilustre de la ciudad. En ese mismo sitió se presentó, por vez primera, la partitura original del Himno de Bayamo, que el propio Perucho Figueredo escribiera luego del incendio de la ciudad.

Imagen: La Jiribilla

Otro de los homenajeados resultó Cándido Fabré,  un ídolo en Bayamo y gran parte del territorio oriental, a quien la Fiesta de la Cubanía agasajó por sus 35 años de vida artística y los 20 de su banda.  Entre los principales conciertos de la Fiesta en su edición 2013 también destacaron los de Tony Ávila, Raúl Paz, Reynier Mariño y su Compañía, sí como el de Buena Fé junto a la Orquesta de Cámara Juvenil de la oriental provincia en la Plaza de la Patria.

Fue precisamente con la alocución de Ambrosio Fornet que inició esta XIX edición del encuentro, donde el Premio Nacional de Literatura 2009 esbozó un recorrido histórico desde la composición de la melodía del Himno de Bayamo el 14 de agosto de 1867, hasta la interpretación y composición de su letra, el 20 de octubre de 1868.

La melodía guerrera, 145 años después ―durante esta Fiesta de la Cubanía― fue interpretada de manera diferente por la Camerata Romeu, que presentó la paráfrasis para cuerda y piano que Hubert de Blanck le hiciera al Himno de Bayamo. Una exquisita pieza con sutiles y sensibles transformaciones al original de Perucho Figueredo. Zenaida Romeu, directora de la agrupación, explicó que estas variaciones se realizaron a solicitud del Historiador de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal Spengler, y ya ha sido grabada en CD y se produjo el DVD de un concierto efectuado en la Sala San Francisco de Asís.

Imagen: La Jiribilla

Con motivo del medio milenio de la Villa de San Salvador del Bayamo y ante la presencia del ministro de Cultura Rafael Bernal, el viceministro Julian, la Presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, Gladys Collazo y las principales autoridades del Partido y el Gobierno en la oriental provincia se presentó la prestigiosa Revista Excelencias que dedicó su más reciente número al aniversario 500 de la villa.

En la edición 118 de esa publicación se recoge lo mejor, de la historia, tradiciones, costumbres y modernidad del San Salvador de Bayamo, para que residentes y visitantes conozcan mejor la ciudad, según explicó Magda Resik, directora del Grupo Excelencias en Cuba, quien precisó como esa agrupación dedica sus más recientes ediciones a la promoción del patrimonio cultural de la nación.

Durante el propio encuentro celebrado en el Museo Casa Natal Carlos Manuel de Céspedes se entregaron los premios Bayamo, máxima distinción de la UNEAC en Granma, que entre sus principales galardonados tuvo este año al escritor Francisco López Sacha y al Parque Museo Nacional La Demajagua. Con el Concierto Oda, en conmemoración del aniversario 145 de la interpretación del Himno de Bayamo y en saludo al Día de la Cultura Nacional concluyó la Fiesta de la Cubanía en su edición 2013, a la espera del próximo que para su segundo aniversario cerrado prepara grandes sorpresas en el plano histórico y cultural, que confirmarán a Bayamo, como la cuna de la nacionalidad cubana.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato