Congreso Internacional Lectura 2013: Para Leer el XXI

La lectura eternamente vivirá

Enrique Pérez Díaz • La Habana, Cuba

En Para Leer el XXI, se debatirá acerca de la lectura como acto reflexivo y emocional en tanto comunicación abarcadora de las multifacéticas relaciones del ser humano con el Universo. ¿Qué nos hace, en este XXI dominado por la tecnología y resortes de la globalización, reunirnos otra vez para debatir sobre lectura en un contexto mundial de tan poca comunicación entre humanos consigo mismos, con la naturaleza, y hasta con la tecnología por ellos creada? Sin duda, el afán que siempre motivó a visionarios quienes, a lo largo del Tiempo, apostaron por el libro y la lectura para hacernos releer las contradicciones de su momento histórico. El libro, siempre adelantado, precursor, contundente y eficaz arma que no cambia el mundo, pero sí nuestra visión de él. Ente revolucionario y renovador perseguido hasta la hoguera. Condenado, deportado y prohibido y, a la vez, promovido para enseñar o, en el peor de los casos, para domesticar voluntades. Valor tan espiritual como comercial, utilizado para alfabetizar o evadir. Hoy día, a veces en manos de los mercaderes del espacio y del tiempo. Y la lectura, nuestra interpretación de cuanto nos rodea, dádiva reivindicadora, defensa contra las ofensas de la vida, como dijera Pavese.

Fina García-Marruz ha escrito que “La lectura es como un sexto sentido. Si el hombre no hubiera inventado esos signos, se hubiera perdido la memoria cabal del pasado, su ciencia reciente: toda su poesía. La civilización retrocedería siglos. ¿Qué debemos a la lectura? El hombre no puede calcularlo. Desde que abre los ojos al mundo, el saber por ella proporcionado permite el desenvolvimiento feliz del parto, el cuidado salvador del infante. Nuestros puentes serían más frágiles, nuestros techos más embestidos por los vientos. Leer nos comunica con el mundo. La simple lectura matinal del periódico niega la soledad. Enseña que nuestros problemas no solo son nuestros; que estamos ante un contexto mayor que nos modifica y afecta. Leer no es solo aprender o conocer, es sobre todo compartir”.

Y eso me hace recordar cómo, en este mismo instante, justo mientras inauguramos este Congreso de Lectura, cuatro humanos que antes fueron cinco, prisioneros pero nunca olvidados, hacen de la lectura y la escritura una puerta hacia su anhelada libertad, un diálogo con el mundo y, sobre todo, con su país que les reclama libres. Este congreso demuestra que nunca muere el ansia humana de saber, comunicarse, reinterpretar y entender el universo que nos rodea. Quizá un día, como afirman algunos, los libros pudieran desaparecer, pero la lectura, mientras viva la especie humana, eternamente vivirá…
 

Discurso de apertura del Congreso Lectura 2013: Para Leer el XXI, pronunciado el martes 22 de octubre de 2013, en el Salón Embajadores del Hotel Habana Libre Tryp Sol Meliá.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato