De Tablas y teorías en Festival

Dainerys Machado Vento • La Habana, Cuba
Lunes, 28 de Octubre y 2013 (9:00 am)

Un joven delgado apoya toda su languidez sobre la mano derecha. ¿Piensa? ¿Recuerda? ¿Memoriza un gesto, una palabra o simplemente posa ante el pincel que lo eterniza? Entre estos enigmas se nos presenta la portada de tablas 1 de 2013, Revista Cubana de las Artes Escénicas. Es una imagen hermosa, cuyas interrogantes son develadas a los lectores en los créditos de la publicación: Se trata de un retrato que el prestigioso pintor Servando Cabrera hizo al joven actor y director teatral Vicente Revuelta.

Es que al reconocido renovador de la escena cubana está dedicado especialmente este número de la publicación, que fue presentado el sábado 26 de octubre en la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, en la jornada inaugural del Evento Teórico del 15 Festival de Teatro de La Habana (FTH).

“Un dosier de artículos de su autoría en torno a la creación teatral nos acerca a la mirada reflexiva de este director, innovador permanente y protagonista de aventuras creativas como Teatro Estudio y Los Doce”, anuncia el Editorial introductorio.

El investigador Ernesto Fundora organiza la selección e introduce esta búsqueda de “Vicente en sus escritos sobre teatro”. En su texto contextualiza la publicación original de cada ensayo o artículo, que a su entender confirman a Revuelta como un “genio adelantado”.

Las imágenes de diversas puestas contemporáneas ilustran las páginas del dosier. Todas tienen en común haberse presentado en el XIV Festival Nacional de Teatro, Camagüey 2012. Sendos trabajos de los teatrólogos Carlos Sarmiento y Yoimel González cierran esta mirada al universo Revuelta.

El diálogo sobre renovación escénica continúa sin embargo con un conjunto de trabajos de diferente naturaleza, dedicados al aniversario cincuenta del Odin Teatret de Dinamarca. Testimonios, entrevistas y críticas conforman este plural acercamiento —de autoras y autores latinoamericanos— a espectáculos y procesos de creación del proyecto escénico liderado por Eugenio Barba.

El humor cubano inicia su desfile en la página 62 de la revista, cuando Yohayna Hernández introduce el Libreto 95, que es nada más y nada menos que Reír es cosa muy seria, de Iván Camejo. El espectáculo, que hizo las delicias del Festival de Camagüey como homenaje al Bufo cubano, es el hilo conductor de las siguientes miradas teatrales presentadas por la revista.

Este acercamiento particular inaugura además una suma de artículos de diversos especialistas sobre las propuestas más representativas del prestigioso Festival Nacional. El diálogo de este número con la actualidad de la escena se confirma si sabemos que muchas de las puestas reseñadas en sus páginas se hallan hoy en la muestra del 15 Festival Internacional de Teatro de La Habana, que hasta el 3 de noviembre ocupa a más de 30 salas de todo el país.

El intelectual Fernando León Jacomino presentó el número al cerrar la primera jornada del Evento Teórico. Con sus palabras reconoció la “vigilancia permanente sobre las principales zonas del teatro cubano” que sostiene tablas, sin desatender lo mejor de la diversidad de estéticas y escenarios que coexisten también fuera de La Habana.

Jacomino compartió con las y los presentes una lectura crítica de la publicación, identificó los diálogos entre sus diferentes bloques temáticos e insistió en que su número 101 la reafirma como única de su tipo en el país.

Teorizar, tallerear… teatral

La primera jornada del Evento Teórico del 15 FTH fue inaugurada con la conferencia “Límites y umbrales de la experiencia estética. Sobre el teatro como heterotopía”. El académico alemán Benjamin Wihtstutz fue el responsable de dicha entrega teórica.

Llamativo resultó su acercamiento a las puestas The Brig (1963), de The Living Theatre en Nueva York, y a la más reciente The Ruby Town Oracle (2008), del proyecto SIGNA.

M. Foucault, B. Brecht y H. Müller fueron algunos de los genios citados en sus definiciones de umbral y límite como pactos asumidos en la heterotopía que es el teatro.

Concluyó su intervención con un homenaje a la creación dramática de Dimiter Gotscheff. El director alemán falleció el pasado 20 de octubre, y es reconocido como uno de los maestros del teatro contemporáneo por sus visiones sobre lenguaje y espacio en la escena. Gotscheff planeaba estar en La Habana esta semana para la presentación de su pieza Máquina Hamlet, los días 1ro y 2 de noviembre en el Teatro Trianón. “Esta vez el video hará el papel de máquina del tiempo”, adelantó Wihtstutz sobre el recurso que renovará esta puesta en escena habanera para recordar a su director.

Entre el 28 y el 2 de noviembre continuarán las conferencias y talleres en las mañanas de la sala Villena de la Uneac. El evento dialoga con las muestras estéticas del Festival y ha sido organizado por la Casa Editorial Tablas-Alarcos, con la colaboración del Centro Cultural Criterios, y de los creadores Norge Espinosa y Rubén Darío Salazar.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato