Notas al fascismo

Empeorando lo que ya estaba mal

La Jiribilla • La Habana, Cuba

El alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, seguramente fue un buen lector, o al menos leyó aquel famoso 1984 de Orwell, donde aprendió todo sobre el neo-lenguaje. Por ejemplo, como parte de su nueva campaña electoral, alardeó: “Hemos logrado hacer una reestructuración de nuestras bibliotecas para extender los horarios”.
Lo cierto es que esas bibliotecas solo funcionaban dos días a la semana, y ahora darán servicio apenas de lunes a jueves, únicamente por cinco horas cada vez, y además, no todas, sino solo cuatro de las seis que existen en la ciudad.
Encima, el mismo Hernández se atreve a explicar en público su tremendo milagro: “Lo que hicimos fue reemplazar personal con altos salarios por más personal”. O sea, que ahora los nuevos bibliotecarios trabajaran el doble que los anteriores, por una paga inferior.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato