El arte latino en EE.UU.

Identidades en movimiento

Wendy Amigó Vega • La Habana, Cuba

Los grandes movimientos poblacionales son uno de los signos de nuestro tiempo. La migración ha pasado a ser un elemento que forma parte indiscutible de nuestras vidas como ciudadanos de un mundo donde cada vez más individuos sienten la necesidad de buscar fuera de sus fronteras oportunidades de desarrollo personal y profesional. Históricamente, los países desarrollados han recibido los mayores flujos poblacionales, por lo general provenientes de naciones con menores niveles de desarrollo económico y social. Las grandes metrópolis se convierten en espacios en las cuales el multiculturalismo es una constante y donde se hace posible encontrar nuevos sistemas de préstamos interculturales entre territorios e identidades móviles. EE.UU., una de las potencias económicas más relevantes del mundo, se constituye como un ejemplo idóneo de lo antes mencionado; desde judíos hasta chinos y musulmanes, las grandes migraciones han marcado una parte importante de la historia del gigante americano.

La comunidad latina ocupa un lugar protagónico dentro de los EE.UU. pues constituye la minoría principal y de mayor crecimiento estimado en los próximos años, en gran parte debido al flujo constante de personas que desde Latinoamérica y el Caribe se trasladan a este país. Sin embargo, junto a su aumento en número, también ha habido una profundización de su impacto, real y potencial, en los quehaceres y el destino de este país [1]. Así, Nueva York, Miami o California, emergen como espacios donde el arte y la cultura latinoamericana y caribeña actual encuentran otra sede para su desarrollo, y donde se propician, además, nuevas dinámicas y vínculos culturales que llegan al interior mismo de las comunidades inmigrantes. Para dialogar en torno a la producción artística y cultural de esta población se inauguró el pasado mes de octubre en la Casa de las Américas el Coloquio Internacional Latinos en las Artes y las Letras, donde se reflexionó además sobre los conflictos que marcan el desarrollo de este arte en los EE.UU. y cómo estos también se ven reflejados en la obra de los artistas.

Imagen: La Jiribilla

Coloquio Internacional Latinos en las Artes y las Letras, Casa de las Américas
 

El restablecimiento de una identidad fragmentada por los desplazamientos es objeto de preocupación de muchos creadores. Desde las más diversas perspectivas se enfrentan a una de las más complejas escenas del mundo del arte internacional, donde la diversidad cultural es una constante, expresada incluso dentro de las comunidades con un origen común, como los latinos. Desde esta perspectiva se habla entonces de una cultura de la postidentidad, donde el desplazamiento descentra y permeabiliza los referentes tanto simbólicos como imaginarios de las culturas contemporáneas. La identidad pasa a ser algo que se construye de manera colectiva, sobre la base de la experiencia, la memoria, la tradición, así como de una amplia variedad de prácticas culturales, sociales y políticas [2].

“La identidad latina es imaginada no como la negación de lo no latino, sino como la afirmación de realidades culturales y sociales, mitos y posibilidades, según se inscriben en su propia trayectoria humana” [3]. Las historias compartidas por estas comunidades, por lo general sometidas a formas discriminatorias y de marginación, recurren a diversos códigos visuales para transmitir los conflictos que forman parte de sus vidas. Beatriz Mejía-Krumbein realiza instalaciones combinando objetos, medios audiovisuales y pinturas para hablar sobre el carácter multicultural que ha tenido su vida (nacida en Colombia, vivió en España y México antes de emigrar definitivamente a los EE.UU.). Sus obras analizan las marcas dejadas por sus experiencias como emigrante y los conflictos que esto genera con su carácter de madre, artista y profesora.

La migración misma es una referencia habitual, las condiciones que las impulsan y sus consecuencias son tópicos explorados por numerosos artistas que, a partir de sus experiencias personales o las de sus antepasados, reflejan, casi sin pretenderlo, los movimientos que históricamente han tenido los pueblos latinoamericanos. Este fenómeno forma parte de la historia familiar de Muriel Hasbun, salvadoreña que vive en los  EE.UU., cuyos padres emigraron originalmente de Europa en el marco de la Segunda Guerra Mundial. Su trabajo fotográfico re-encuentra imágenes antiguas de su familia y las manipula, en ellas, pasado y presente se entrelazan dejando a la memoria crear el camino a partir del cual la artista define y expresa su experiencia.

Para los latinos en los  EE.UU., el pasaje hacia y desde “el Norte” adquiere tanta prominencia en el imaginario social que la migración es a menudo confundida con la vida misma, y cualquier fijeza a una tierra natal referencial da paso a una imagen de partida y de llegada, de abandono y de reencuentro. Esta dimensión migratoria y nómada del imaginario latino está anclada en las razones históricas de venir aquí, y en el lugar asignado a la mayoría de los latinos en la sociedad estadounidense [4].

Otro de los tópicos más tratados por los latinos es el del viaje, la travesía y todos los significantes de esta. La frontera constituye el espacio de la transformación, la apertura a nuevas oportunidades y el abandono de todo lo conocido, el temor de lo que puede venir y la nostalgia por el pasado son referentes habituales. El conflicto de la frontera  EE.UU.-México es el tema de las fotografías de Delilah Montoya en su serie Desire Lines (2004), en ellas refleja la verdadera naturaleza de la frontera y las personas que por ahí pasan; una de las obras muestra a un miembro de la Reserva Tohono O’odham, tribu que reside a ambos lados de la frontera, que preocupado por la suerte de aquellos que la cruzan, reparte jarras llenas de agua por el campo.

Por otra parte, lo local y lo tradicional, más que refugios nostálgicos o ejemplos de temor al cambio, devienen reivindicación de la identidad del artista ante un espacio ajeno y marcado por la globalización [5]. Los creadores encuentran en la utilización de los códigos visuales de la cultura popular y vernácula una estrategia de supervivencia a través de la cual recontextualizan iconografías y tradiciones. Enrique Chagoya en la obra Illegal Alien's Guide to the Concept of Relative Surplus Value (2009) utiliza el formato de los códices mayas para crear un libro-objeto de arte donde combina referencias de momentos históricos relevantes como la conquista de las Américas y la crisis económica del 2008, con personajes de tiras cómicas, una historia casi-apocalíptica en la que únicamente sobreviven a los desastrosos eventos del pasado y el presente los pueblos no europeos.

Para acercarnos a los procesos de construcción y legitimación global de los imaginarios culturales que resultan de las migraciones actuales es necesario comprender la manera en la que las negociaciones transculturales se desarrollan. La relación que se establece entre lo global y lo local genera una interacción que a su vez es necesaria para mantener la zona de desplazamientos-emplazamientos de sentido de la periferia como parte de la cultura “oficial”. Asimismo, este fenómeno da forma a procesos culturales en los que se negocian nuevas subjetividades, ahora influidas por un contexto diferente, que permiten la expansión del arte latinoamericano en un entorno nuevo. Analizar si las expresiones culturales de la comunidad latina son apreciadas o no como parte integrante del arte norteamericano, es tema para otros textos.

Notas:
[1]   Juan Flores: El imaginario latino: sentidos de comunidad e identidad. En Bugalú y otros guisos, Editorial Casa de las Américas, 2009, pp. 219-241.
[2]   Francisco Jarauta: Mundialización y conflictos civilizatorios. En Colectivo de autores: Integración y resistencia en la era global. Evento Teórico Décima Bienal de La Habana, Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam y Artecubano Ediciones, 2009, pp. 19-28.
[3]  Juan Flores: Op. Cit. p. 226.
[4]   Juan Flores: Op. Cit. p. 225.
[5]  Francisco Jarauta: Op. Cit. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato