Selección de canciones

Tanto como te amé

Tanto como te amé
y estoy tan triste.
Tanto pájaro que solté
y ya te fuiste.
Tanto como esperé
de tu fina inteligencia
que no existe.
Tanto barco por mi sueño,
tantas rosas en mi lecho,
tanto verso en mi mar azul,
de hielo azul,
de fuego,
en mi mar.

Álzala hasta mi canción
colirio silvestre
tirada como un piedra
imantada y celeste.
Álzala gorjeador,
verso libre,
pájaro libre.
Pájaro azul mi canción
va arrancado a mi (tu) corazón
más que ausencia
pavorosa esclavitud
por la belleza,
más que amor.
 

Pitusa y Eusebio

Mi pedacito de zanahoria,
rayito de sol,
mariposita anaranjadita de cartón.
Pitusa chiquitica,
capullito en flor.
Mi corazón te quiere mucho.
Muchísimo te quiero yo.

Todos, todos los niños
te quieren mucho
y han de cantar alegres
esta canción.

Eusebio muchachito,
negrito de mi amor,
mi pastillita de chocolate
te llamo yo.
Mi corazón te quiere mucho.
Muchísimo te quiero yo.

Todos, todos los niños
te quieren mucho
y han de cantar alegres
esta canción.

Pitusa chiquitica,
capullito en flor.
Mi corazón te quiere mucho.
Muchísimo te quiero yo.

Mi corazón te quiere mucho.
Muchísimo te quiero yo.
 

Lo feo

En una palangana vieja
sembré violetas para ti
y estando cerca del río
en un caracol vacío
cogí un lucero para ti.

En una botella rota
guardé un cocuyo para ti
y en una cerca sin brillo
se enredaba el coralillo
floreciendo para ti.

Basurero, basurero
que nadie quiere mirar
pero si sale la luna
tus latas van a brillar.

Alita de cucaracha
llevada hasta el hormiguero
así quiero que en mi muerte
me lleven al cementerio.

A las cosas que son feas
ponles un poco de amor
y verás que la tristeza
va cambiando de color.
 

Vinagrito (o Mi gatico Vinagrito)

Vinagrito es un gatico
que parece de algodón.
Es un gato limpiecito,
relamido y juguetón.
Le gustan las sardinas
y es amigo del ratón,
es un gato muy sociable,
mi gatico de algodón.

Yo le puse Vinagrito,
por estar feo y flaquito,
pero tanto lo cuidé
que parece Vinagrito,
un gatico de papel,
miau, miau, miau, miau,
con cascabel.

Estaba en un cartucho
cuando yo lo recogí,
chiquitico y muerto de hambre,
botado por ahí.
Le di un plato de leche
y se puso tan feliz
que metía los bigotes,
las patas y la nariz…

No se va para el tejado
porque no sabe subir.
Sentado en la ventana
mira la luna salir.
La luna es un queso
metida en un mar de añil
y mi gato se pregunta
si habrá sardinas allí.
 

Tin tin… la lluvia

Tin, tin…la lluvia cayó,
ella juega conmigo y con ella yo.
Tin, tin… la lluvia cayó,
con su frescura el aire se perfumó.

Tin, tin… tin, tin…

La lluvia es una niña de cristal azul,
para que juegues tú con ella,
para que juegues tú.

Tin, tin… la lluvia cayó,
ella juega conmigo y con ella yo.

Tin, tin… la lluvia cayó,
con su frescura el aire se perfumó.

Tín, tín… tín, tín... tin, tin…
 

Dame la mano y danzaremos

(coautoría Gabriela Mistral)

Dame la mano y danzaremos;
dame la mano y me amarás.
Como una sola flor seremos,
como una flor, y nada más...

El mismo verso cantaremos,
al mismo paso bailarás.
Como una espiga ondularemos,
como una espiga, y nada más.

Te llamas Rosa y yo Esperanza;
pero tu nombre olvidarás,
porque seremos una danza
en la colina y nada más...

 

El conejito majadero

Un conejito
muy chiquitico
por poquito se pierde,
busca que busca
su zanahoria
entre la hierba verde.

Cuando saltando
el conejito
por el camino va
siempre el camino de su casita
a él se le olvidará.

¡Ay, qué conejo
tan majadero,
siempre se olvida
de su llavero!
 

Porque tenemos el corazón feliz