Teresita, vamos todos a cantar

Fidel Díaz Castro • La Habana, Cuba

Se ha escapado a sus cielos Teresita, sin llevarse nada, porque nada tuvo. Se ha escapado traviesa, casi desnuda, con su guitarra al hombro, su sonrisa limpia, cómplice y  el eterno mocho de tabaco entre sus labios cantores. No hace falta que la viera partir para saber que iba con paso martiano medular, esparciendo sueños para niños y advertencias para que no se enmohezcan los mayores (en las trampas materiales que el modo de vida consumista impone a troche y moche).<