Teresita sembraba historias a su paso

Guido López Gavilán • La Habana, Cuba
Foto: R. A. Hdez

Teresita sembraba historias a su paso. La conocí como la conoció la inmensa mayoría del pueblo cubano: escuchando sus canciones desde tiempos inmemoriales.

Pero tuve la posibilidad de conocerla personalmente y de intercambiar con ella en más de una ocasión. Y también disfruté de un concierto precioso que hizo en el Amadeo Roldán con canciones no infantiles, quizá la cara menos conocida de su obra, pero la cara más íntima, con sus canciones llenas de imaginación, de sensibilidad, de musicalidad, de la finura humana que la caracterizaba, de la locura que, en la mejor de las interpretaciones, llevaba consigo.

Y estar en su casa era maravilloso, con sus animalitos y el mundo tan mágico que ella misma se creó, y que transmitió a Cuba a través de sus canciones.

Imagen: La Jiribilla

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato