Notas al fascismo corriente

¿Acaso no matan a los caballos?

La Jiribilla • La Habana, Cuba

En medio de una investigación federal sobre autos retenidos y enmarañados por la policía en Sweetwater, que luego sufrían dilatados procesos de investigación para obstruir a sus propietarios la recuperación de los vehículos en custodia, otro escándalo se destapa.

Se trata de un caballo percherón, adquirido al precio de cinco mil dólares por el departamento de policía de la ciudad en abril, pero al que jamás se le vio en público pues desde entonces permaneció en el rancho privado del ex comandante del departamento Metro-Dade de Cutler Bay, donde acaba de ser encontrado.

Ya se sabe que el ojo del amo engorda al caballo, pero la realidad es que en este caso ocurría todo lo contrario, pues el amo hacía la vista gorda, y tanto, que nadie veía ni echaba de menos al caballo.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato